Saltillo, Coah.- Ernesto Ruffo cree que en 2006 el PRI y el PAN, “el PRIAN”, como llamó a esa alianza, llegaron “a una especie de acuerdo de gobernabilidad” para impedir el acceso de Andrés Manuel López Obrador a Los Pinos, de tal suerte que el de Felipe Calderón “no fue cabalmente un gobierno del PAN, fue un gobierno de gobernación para la estabilidad pública nacional y evitar los riesgos del populismo del ‘Peje’”.

En 1989, Ruffo se convirtió en gobernador de Baja California y con ello en el primer militante de la oposición y del PAN en llegar a un cargo como ese en México. Ahora es senador y recorre el país para promoverse como precandidato presidencial. Estuvo en Coahuila unas horas para apoyar a Guillermo Anaya, aspirante panista al Gobierno del Estado.

En entrevista repasa las acciones de otros aspirantes a la candidatura presidencial y del expresidente Calderón, a quien responsabilizó de “jugar” con la estabilidad interna y el futuro a corto plazo de su partido.

–¿Qué pueden esperar los panistas, con su interés de ser candidato presidencial?

“Hay una garantía de trayectoria. Ya estoy muy viejo para andar con ambiciones. Pueden corroborar qué he hecho, cómo lo hice y cuál es mi forma de pensar; pueden investigar qué está detrás de la trayectoria de Ruffo y no es otra cosa más que un ciudadano responsable por el bien común, los del PAN siempre entendemos bien esa palabra, que ahora en una parte importante del PAN lo dicen de los dientes para afuera, pero yo siempre lo vivo porque no hay cosa más valiosa que la colaboración entre las familias para promover y defender las cosas buenas de la comunidad”.

–¿No es algo muy ambicioso?

“Con el 1% me conformo y se puede hacer de forma de que un millón 300 mil mexicanos integren una serie de organizaciones cívico-sociales para supervisar el Gobierno, no es mucho, o a lo mejor es mucho pedir, pero ahí es donde radica la posibilidad de cambiar a México; no tienen que ser tantos, es un puñado pero con convicción y claridad de pensamiento”.

–¿Quiénes estarían en los debates?

“Hay varios que nos hemos apuntado en las últimas semanas. Obviamente empezaron temprano Margarita Zavala de Calderón, Rafael Moreno Valle; el incumbente, porque siempre se le refiere a Ricardo Anaya Cortés como alguien que debería definir qué quiere hacer, pues cobró inusitadamente una importancia política en las elecciones de gobernador el año pasado, me consta, soy miembro del Comité Ejecutivo Nacional, y creíamos que a lo sumo ganaríamos tres gubernaturas y ganamos siete porque el pueblo y la ciudadanía están enojados y votan en contra.

“El PAN va a ser un jugador importante en el 2018 y eso hace que la institución esté bien operada, y si su presidente de repente se baja del timón para ser candidato ¿qué pasa con la institución?, ¿quién la continúa dirigiendo? ¿con qué habilidad? Él tiene una decisión difícil porque tiene una posibilidad política presidencial, pero también una responsabilidad institucional del PAN, y entonces requiere de agallas, convicciones y sabiduría tomar esa decisión.

“Yo mientras, que soy miembro del Comité Ejecutivo Nacional a invitación de él, veo que la nave Acción Nacional necesita obviamente de un buen timonel para que el cuarto del derrotero, que es la cabina de mando del barco, esté clara, transparente y tenga profundidad en lo que está viendo. Ricardo Anaya está jugando con algo muy delicado, espero que lo comprenda. Tengo confianza en él porque me invitó a su comité ejecutivo nacional a cargo de mi prestigio, así me dijo. Es joven, espero que la ilusión y el romanticismo que a mí me anima también lo anime a él, y no los intereses. Es lo que tiene enfrente: qué va a hacer, porque todo lo que acabo de decir implica acomodar las cosas mejor con tiempo que sin tiempo”.



–Margarita y Felipe han amagado con irse por la libre si no es ella la candidata. ¿Cómo deben asimilar esto los panistas?

“Es poco común que lo pongan así. Recuerdo que ella empezó hace más de 18 meses de que se iba como candidata independiente y esperaba que el PAN la arropara. Ahora Felipe dice que ha pensado en algunas ocasiones salirse del PAN. Esto lo sientes como si te están amenazando. A mí no me gusta que me amenacen, prefiero que si vas a hacer algo, hazlo, pero no lo andes anunciando. Con la trayectoria de ellos en el PAN me preocupan estas maneras, no me gustan y ellos saben que no me gustan.

“Tengo una historia con ellos porque quise ser presidente nacional del PAN en 1996 frente a Felipe Calderón; los he respetado, les he dado su lugar pero siempre con mi vocación ciudadana, en ninguna proporción de control institucional como pareciera que ellos lo han pretendido. Ya estoy hablando duro y recio, pero el futuro de México es más grande que las maneras y las formas que ellos puedan considerar valiosas para su causa.

–Si se van a ir, ¿que se vayan?

“Pienso que si hablas así más vale que lo hagas. En el consejo nacional se dio un debate entre Juan José Rodríguez Prats y Felipe, y cuando él dijo que había pensado en retirarse, y alguien en las grabaciones murmuró: pues ya deberías hacerlo. Son cosas duras, pero en el interés público nacional no debes andar jugando con situaciones.

“Al igual el señor Moreno Valle. Donde quiera me encuentro panorámicos. Bajé del avión en Saltillo, estaba recogiendo mi maleta y hay un anuncio del libro de Moreno Valle; ha de estar buenísimo el canijo libro pa que pague tantos anuncios, ¿o de dónde viene el dinero? No quiero ser alguien que debate con argumentos negativos, quiero ser propositivo, pero tampoco me puedo hacer tonto, estoy viendo las cosas, no me van a jugar el dedo en la boca, por eso se los declaro así, pa que se vayan acostumbrando, porque no estoy en ninguna clase de juego, si me eligen, qué bueno, y si no, que quede el mejor o la mejor pero no anden tratando de engañarnos o amenazarnos”.

–Se acaba de subir a la carrera por la candidatura el senador Romero Hicks.

“Juan Carlos es mi amigo, fue gobernador de Guanajuato, rector de la Universidad, es un tipo excelente, tiene corte académico, es un tipo muy culto, hemos platicado, somos compañeros en la lucha anticorrupción y le he dicho: súbete a la discusión porque necesitamos que haya experiencia y sabiduría, no intereses, es muy delicado lo que viene para México, muy delicado, y que nos juzgue la opinión pública para ver quién es mejor, si eres mejor que yo, te voy a ayudar, y si tengo más opinión que tú, confío tanto en ti que desde ahorita te propongo que seas el secretario de Educación. Vamos viendo, a ver qué dice la opinión”.

–¿Y Luis Ernesto Derbez?


“Fui su suplente cuando fue secretario de Economía con Vicente Fox y era suplente de él en Pemex, gracias a eso me di cuenta del cochinero en Pemex. En alguna ocasión posterior, Felipe Calderón me invitó para ser el director general de Pemex y no quise porque sabía que no tolero las desviaciones y no le iba a durar mucho en el puesto, le iba a causar muchos problemas, entonces le dije muchas gracias. También reconozco a un Felipe que dentro de sus maneras y sus formas no ha rechazado mi persona, no me celebra ni me facilita, pero sabe quién soy y hemos querido construir cada quien a su manera, pero en el fondo todo es por México.

“Luis Ernesto es ahora rector de la Universidad de las Américas, es un tipo capaz, pero por qué no dejamos que en los debates propositivos la población juzgue, a ver a quién quiere, en quién confía más y qué estilo les gusta más”.

–¿Pero cómo vender la idea de un buen gobierno panista, si cuando el PAN estuvo al frente de la Presidencia no le fue bien?

“En efecto. Cuando llegamos a la Presidencia, con respeto a mi amigo Vicente, llegó un ranchero enamorado y muy transparente, muy honesto, pero le faltó reconocer que había todos estos intereses políticos de los usuarios del poder y llegó con una visión muy buena a mi juicio, me gusta, muy moderna, muy respetuosa, pero había mucho canijo adentro. Y luego, la señora Martha, a quien quiero mucho, influyó. Le reconozco a Vicente esa ingenuidad constructiva, fue muy sano y esto era un buen principio pero no pudo romper la costra de lo feudal.

“Y luego confrontó a Andrés Manuel y lo hizo crecer inadvertidamente al grado de que el mismo PRI se dio cuenta que no ganaría el siguiente sexenio con Madrazo Pintado, lo traía bien pintado, y es por eso que llegaron, creo yo, a una especie de acuerdo de gobernabilidad con Felipe, así que no fue cabalmente un gobierno del PAN, fue un gobierno de gobernación para la estabilidad pública nacional y evitar los riesgos del populismo del ‘Peje’. Ah bueno, pues ahora ya estamos en el 2017, pasando por el 2012 donde creo, todos aquellos entendimientos o acuerdos del 2006 produjeron el 2012, el gran fiasco nacional”.

–¿El acceso del PAN al Gobierno? ¿El regreso?

“El nuevo PRI, que resultó peor que el viejo PRI”.

–¿Este acuerdo de gobernabilidad entre quiénes, en 2006?

“Entre el PRI y el PAN, pa qué nos hacemos tontos, el PRIAN, que ha sido un asunto electorero, era eso, ganar las elecciones por ganarlas. Tenemos que pensar en México como la prioridad de cualquier asunto y sí, bienvenidos los acuerdos políticos con otros grupos políticos, pero por México, no por el poder en sí mismo.

“No está fácil, es un asunto donde las ansiedades de cada quien por controlar son obvias, están presentes, hasta los niños en el kínder quieren agarrar el carrito primero, aquí tenemos que tener disciplina y creer más en México que los intereses particulares y de los grupos. A ver si me creen a mí, a lo mejor me crucifican en leña verde, no me importa, la lucha se le hace porque hay que avanzar, somos mucha gente y ya no podemos seguir traicionando a los pobres”.

¿Alianza anti ‘Peje’?

–¿Hay condiciones para que el PAN dé la pelea el próximo año?

“No hay duda. La marca PAN, como marca está arriba de todas, ligeramente arriba que Morena. Cuando hablamos de personas, entonces Andrés Manuel va arriba, pero si hablamos de marcas, entonces el PAN va arriba. Habemos muchas opciones dentro del PAN, a lo mejor eso adelgaza la opción PAN, pero cuando seamos uno solo es probable que rebasemos a Andrés Manuel, y no pretendemos ser exclusivos, está abierta la puerta para que a través de un plan de gobierno sexenal se puedan adherir otras fuerzas políticas”.

–¿La alianza anti “Peje”?

“No. Yo diría una alianza pro México. El ‘Peje’, sé que acumula estos millones de personas mexicanas que han sido traicionadas, que les han engañado, lo único que les queda es la esperanza, todos los días sale el sol y quieren tener esperanza y Andrés Manuel se las da, con propuesta populista, pero les da esperanza. Creo que la esperanza populista de Andrés Manuel no va a funcionar”.

–¿Andrés Manuel es el enemigo a vencer?

“Es el reto nuestro, mexicano mismo, de cambiar de un país feudal donde los populistas pueden ser reyes, a un país de razones, modernidad y de respeto a las instituciones”.