Saltillo, Coahuila.- Un sexagenario que realizaba tareas de limpieza en un bar sufrió un paro cardiaco frente a varios testigos.

La desgracia sorprendió a Fernando alrededor de las 14:00 horas, justo al interior del negocio denominado Imperio, que se ubica sobre el cruce de Lerdo y Acuña, en la Zona Centro.

Comentaron que el empleado se desplomó repentinamente, dejando atónitos a los presentes que no pudieron auxiliarlo.

Al lugar llegaron paramédicos de Cruz Roja, aunque sólo constataron que ya no presentaba signos vitales.

Una vez confirmado el deceso, agentes de la Fiscalía General del Estado acudieron para tomar conocimiento y recabar evidencias.

Ante conocidos y parientes, los restos de Nando fueron llevados al Semefo, donde quedaron bajo la tutela de la autoridad.