Mérida, Yucatán La guarida del león se hizo respetar. Yucatán, con gran trabajo tanto al bat como en el montículo, respondió en los momentos oportunos para sacar ventaja y maniatar a los Sultanes de Monterrey que, tras verse en la lona 0-2 en la serie, lograron colocarla en su favor 3-2. Sólo un espejismo.

Los melenudos tardaron 11 años en cobrar venganza. En 2007 los Fantasmas Grises se hicieron con su último título de la liga –previo a que se cambiara a la Copa Zaachila–, en una serie que se produjo de la misma forma en años consecutivos (2006 y 2007).

Monterrey y Yucatán protagonizaron entonces encarnizadas batallas, conquistadas una por cada bando, que marcarían una rivalidad latente, anhelada.

En esta primera temporada de 2018 ambas novenas dominaron el diamante y se aferraron a llegar a la Serie del Rey. Sueño cumplido. Los pupilos tanto de Roberto Vizcarra como de Roberto Kelly entregaron una épica y pletórica serie que tuvo que definirse en siete juegos.

Los “muchachos del regreso” para Monterrey durante los encuentros en el Palacio Sultán no lograron acomodarse y reaccionar en patio ajeno. De hecho el factor localía fue vital en la primera Serie del Rey de este año. Ninguno supo insultar al rival como visitante. Ventaja para Yucatán, el recibir cuatro de los siete duelos.

Por momentos cerrada, por momentos con pizarras de gran oxígeno para manejar las acciones desde la lomita, pero la tercera serie final entre ambas novenas logró revitalizar al beisbol nacional.

Los hombres fuertes del line up de Leones, Sosa, Juárez, Valdez, “rugieron” y estremecieron las gradas del Kukulcán Álamo en Mérida para poner la cereza en el pastel. El séptimo encuentro lucía con la balanza nivelada. Ambas escuadras contaban con las piezas para levantar la copa, y pese a dos errores, Yucatán perfiló las acciones.

Sultanes luchó, pero elementos como el exligamayorista Ramiro Peña, lucieron por su ausencia a la hora oportuna. Los tres encuentros en el Palacio Sultán, tras ir abajo en la serie 0-2, inyectaron una dosis anímica que hacia pensar a Monterrey en el trono. Distante la realidad.

Yucatán, una franquicia que ha aparecido en tres momentos distintos en la LMB consiguió anoche la recompensa a dos años consecutivos de fracasos en la Zona Sur.

Con un sólido trabajo que se ha forjado en temporadas recientes, Leones regresa a lo más alto del beisbol mexicano. La pelota se tiñe de verde y sale con fiereza para enfrentar un reinado que sólo podrán disfrutar cuatro días antes del inicio de la segunda campaña.