Ciudad de México.- De cara a la apertura de la LXIV Legislatura, el diputado electo de Morena Alfonso Ramírez Cuéllar acusó que el tamaño de la burocracia legislativa implica gastos multimillonarios.

El derroche en la Cámara de Diputados se evidencia en los 600 asesores y 600 trabajadores administrativos que tiene la bancada del PRI, con apenas 202 parlamentarios.

Cuéllar escudriñó la estructura burocrática de San Lázaro y encontró, entre otras cosas, que la Junta de Coordinación Política da cabida a 120 plazas que implica una erogación al año de 49 millones 941 mil pesos.

En el caso de la Secretaría General hay 19 plazas que generan un costo anual de 24 millones 300 mil pesos.

La Mesa Directiva tiene 56 plazas que cuestan 47 millones 809 mil pesos anuales y la Dirección General de Resguardo y Seguridad, 28 plazas con un costo anual de 10 millones de pesos.

De acuerdo con la revisión de Ramírez Cuéllar, en la Cámara de Diputados hay 448 plazas de mandos medios y superiores y 92 plazas equivalentes a asesorías especializadas por las cuales se erogan 637 millones de pesos al año.

"El análisis de la estructura laboral arroja que al menos 61 plazas de mandos medios y superiores y 86 de asesorías especializadas son superfluas y generan un despilfarro de recursos por 317.4 millones de pesos anuales", sostiene en su análisis.

Morena, adelantó el ex diputado federal perredista, promoverá para la Cámara baja en 2019 un presupuesto de 6 mil 647 millones de pesos, contrastante con el presupuesto de 8 mil 439 millones de pesos de 2018.

Los planes de ahorro que ha proyectado Morena consideran posible un ahorro de mil 791 millones de pesos.