Saltillo, Coah.- Aunque todos los días hay mujeres que acuden al Centro de Justicia y Empoderamiento para las Mujeres a pedir apoyo para separarse del agresor o evitar ser víctimas de acoso sexual, no les reciben la denuncia si no presentan huellas de violencia o porque se considera que el acoso no implica riesgo.

"Es ahí donde se preguntan las víctimas ¿Entonces, hasta que me mate o me viole me pondrán atención?”, reclamó el diputado Juan Carlos Guerra López.

Por ejemplo, puso el caso de “Alicia”, quien vive situación de violencia con su pareja y solicita el divorcio desde enero pasado, lo cual no ha podido lograr por los trámites burocráticos del juzgado que retrasa el proceso entre ratificaciones, notificaciones, acuerdos y citas con actuarios, no obstante que el esposo está de acuerdo con la disolución del vínculo matrimonial.

“Como no se ha dictado la sentencia, el señor está en el domicilio conyugal, lo que ha prolongado el riesgo y la incertidumbre de ‘Alicia’ y sus dos hijos. El sábado 18 (de este mes), ‘Alicia’ y su hija fueron golpeadas por su esposo, tuvieron que escapar a través de una ventana con ayuda de vecinos”.

Al lunes siguiente acudieron al Centro de Justicia y Empoderamiento donde les otorgaron la orden de restricción, la cual surtirá efecto hasta que sea notificada a su agresor, y el riesgo persiste.

“Entonces, de nada sirve para ‘Alicia’ y para la mujeres coahuilenses que existan múltiples opciones de instituciones que pueden y tienen la obligación legal de apoyarlas o en su caso de resolverles su situación, si los servidores públicos nada hacen al respecto”.

Indicó que el sistema de justicia debe ser gratuito, pronto, expedito y completo para evitar mayores riesgos a las víctimas.