Ciudad de México.- El Presidente Enrique Peña Nieto reconoció que un pendiente de su gestión y un gran reto para la Administración entrante es el de darle seguridad a los mexicanos.

En el quinto promocional por su sexto y último Informe de Gobierno, el Mandatario afirmó que se queda con la "insatisfacción" de no atender el problema de la inseguridad.

"No hemos alcanzado el objetivo de darle a los mexicanos paz y tranquilidad en cualquier parte de la geografía nacional", dijo.

Durante el actual sexenio, lamentó, no fue posible reducir el número de homicidios en el País, a pesar de la baja que tuvieron durante los primeros años, por lo que la siguiente Administración tendrá el reto de disminuir la violencia y mejorar la seguridad pública.

El Presidente abrió su promocional recordando el caso de los 43 y defendió las conclusiones a las que llegó la Procuraduría General de la República (PGR) en su investigación sobre la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa ocurrida en septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero.

El Jefe del Ejecutivo lamentó que los padres de los 43 no hayan aceptado la investigación de la PGR, en la que había evidencias claras y contundentes de que los jóvenes fueron incinerados por un grupo delincuencial de Guerrero.

"En lo personal", sostuvo, "y con el dolor que causa y con lo que significa la pena para los padres de familia, yo estoy en la convicción que lamentablemente pasó lo que justamente la investigación arrojó".

"Sé que, lamentablemente, la pérdida de un hijo no hay forma de repararla, son hechos que nunca más se deben repetir en nuestro país".