Saltillo, Coahuila.- La prensa siempre ha sido un factor importante en los temas políticos, por eso no es de sorprender que el periódico Nueva Era significará un importante hito en la historia de México debido a que fue un espacio de reunión para los maderistas más importantes como José Vasconcelos, Heriberto Frías, Jesús Ureta, entre otros.

La fuerza irruptiva que tuvo este diario, así como otros en la época que va de 1911 a 1913, años después de la Revolución, es lo que el historiador Ricardo Cruz García trata en su libro Nueva Era y la Prensa en el Maderismo: de la Caída de Porfirio Díaz a la Decena Trágica. Esta obra se presentó la noche del jueves en el Centro Cultural Vito Alessio Robles, y tuvo los comentarios del periodista Mario Valdez.

“El líder revolucionario promovió una libertad de imprenta, prácticamente sin límites, así como quitó a los diarios una parte de su sustento. Con una amplia libertad para publica, en el gobierno maderista, sucedió algo similar en el gobierno de la república restaurada de Benito Juárez. Lo que preocupó a todos con el triunfo de Madero fue el temor de que los revolucionarios radicales aumentaran su presencia en el Gobierno y el movimiento se saliera de control”, explicó Cruz García sobre el impacto que la prensa ha tenido en el ámbito de la toma de decisiones nacionales.

Nueva Era y la Prensa y el Maderismo, fue publicado por la Universidad Nacional Autónoma de México y es “un acercamiento desde distintas perspectivas a ese diario (Nueva Era) que se propuso ser el órgano de la Revolución triunfante”, según explica la página de la UNAM.

El libro se divide en tres partes, en el que a través de puntos de vista tanto políticos, periodísticos y literarios se da entera cuenta de cómo el Nueva Era se “ fundó para apoyar y defender sin cortapisas al movimiento encabezado por Francisco Ignacio Madero”.