Saltillo, Coah.- En la calle Múzquiz existe una casa que guarda un recuerdo terrible, el cual se oculta en el hollín de sus paredes ennegrecidas, la historia de “la güera”, una mujer que en el 2009, incendió su casa con dos pequeños dentro. Esta escabrosa historia inspiró a la actriz Martha Matamoros a escribir La Delgada Línea, obra de teatro que tuvo su estreno e inicio de temporada la noche del jueves en el teatro de cámara Jesús Valdés.

El montaje nació como parte del Taller de Dramaturgia que impartió Medardo Treviño a inicios del año, y en la cuestión personal de Matamoros porque “fue una noticia muy fuerte que a mí, personalmente me dolió mucho”, como mencionó a Zócalo.

La obra, cruda y directa en el tema, inicia con tres personajes en el escenario: un hombre y dos mujeres, dos bancos blancos sobre fondo negro; un diálogo sobre la vida y su dolor, la pérdida y la tristeza. “¿qué sabes tú sobre la vida? Eres muy joven”, “me quemaron a mis hijos, aquí en el Centro”.

“Hay algo de lo que quería hablar porque el dolor de estos niños fue lo que realmente me impactó. La obra de lo que realmente habla es que hay algo que está en nosotros como sociedad que está muy mal, pero que no sabemos qué es. Pero es algo que impulsa a cada vez más niños, jóvenes y ancianos a recurrir al suicidio. Quiero que haya una reflexión para pensar sobre qué es lo que pasa en esta ciudad, y ver de frente este problema y no darle la vuelta como solemos hacerlo”, comentó.

Falta de empatía

La también directora de la puesta en escena, ha mencionado que la velocidad con la que los números y estadísticas de suicidios aumentan en Saltillo es otro de los síntomas innegables de que algo sucede, aún así la motivación verdadera y la intención de Matamoros fue no hablar sobre esta tasa de muertes, sino centrar la vista en un hecho específico que refleje ese terror social.

“A pesar de que ha habido campañas del Gobierno para minimizar estos efectos, seguimos ignorando las causas principales, y sin buscar soluciones”, agregó.
La Delgada Línea es una puesta en escena que relata en su obra la incomunicación y el peso social que ha marcado la vida actual en la ciudad, cuya representación recae en los personajes que hablan a la espalda de los personajes principales.

Esta falta de empatía es también una señal de la ruptura que se da en el seno familiar, tema que ha sido central en las actuales obras de teatro saltillenses. Para Matamoros, esta necesidad de afecto inicia en la familia y se derrama como una mancha hacia el resto de la ciudad.

“Cuando cargamos desde niños con muchas cosas que se dieron en nuestra familia, cargamos con todo ese dolor que no nos correspondía cargar. Estas responsabilidades no se comparten porque no sabemos cómo o con quien hacerlo, aunque haya tantos grupos y profesionales de apoyo, somos nosotros los que no nos acercamos a ellos porque creemos que no estamos locos como para visitarlos”, explicó.

Vencimiento

Para la histrión el proceso de volcar una noticia tan fuerte al papel, fue un trabajo duro y de voluntad. Pues a raíz de saber que el siniestro tuvo un impacto tan fuerte en Saltillo, sabía que el compromiso era grande. Pero no un compromiso de hablar sobre el hecho en sí, sino de imaginar qué fue lo que llevó a la Güera a terminar su vida y la de sus hijos entre las llamas.

“La Delgada Línea es una pieza que imagina e intenta comprender qué dolor puede ser tan profundo como para llevarnos a tomar una salida tan drástica, una decisión irreversible. Es pensar que quizá estamos mal por un momento en el que no pensamos a ese nivel, y morimos en el desespero. Los personajes hablan de manera dura pero que creo que es necesaria.

“La obra es ficción completamente, sólo enmarcada en la triste noticia. Tomé este hecho y lo traspasé al terreno de la ficción para hablar sobre un mal general, que crece cada día más”, concluyó la actriz y directora.

Una mujer joven y su esposo, dos hijos y un sufrimiento que terminará “purificado” por las llamas, como dice el personaje de la “güera”. Esto es lo que deja entrever las líneas que se presentan en La Delgada Línea.

Para el personaje principal, el padre que ha quedado sin hijos, la vida es un lugar de derrotas en el que la ayuda se encuentra lejos y la empatía con el otro aún más. Un universo doloroso en el que la sociedad es tan culpable como el individuo.

La Delgada Línea se presentará todos los jueves 13, 20, 27 a las 20:00 horas en el teatro de cámara Jesús Valdés. La puesta en escena tiene un costo de 100 pesos en taquilla general, y 80 pesos a estudiantes.

ASISTE
La Delgada Línea
De Martha Matamoros
Finisterre Teatro
Teatro de Cámara Jesús Valdés
13, 20 y 27
20:00 horas