Bangkok, Tailandia.- Los países en desarrollo se rebelaron este domingo contra Estados Unidos y sus aliados, acusados de socavar las negociaciones que apuntan a limitar el calentamiento global, al terminar en Bangkok una reunión preparatoria de la COP24, la próxima cumbre sobre el clima.

Expertos del mundo entero discutieron toda esta semana en Bangkok sobre la ultimación de las reglas para poner en aplicación el acuerdo de París sobre el clima.

El acuerdo de 2015 apunta a contener el recalentamiento mundial por debajo de 2ºC en relación a la era preindustrial. El acuerdo prevé asimismo una ayuda anual de 100 mil millones de dólares de aquí a 2020 para los países menos desarrollados.

Las negociaciones en Tailandia se bloquearon sobre el tema clave del financiamiento de los esfuerzos para limitar el calentamiento y la transparencia de las contribuciones.

Los delegados representantes de algunos de los países más pequeños y los más pobres acusaron a Estados Unidos y a otros países occidentales de no estar a la altura de sus compromisos en materia de inversiones ‘verdes’.

“los países desarrollados son responsables de la mayor parte de las emisiones históricas y buena cantidad se ha enriquecido considerablemente quemando combustibles fósiles”, declaró Amjad Abdula, que representa a unas cuarenta naciones, desde Maldivas hasta Bahamas, pasando por Singapur.

“Enfrentamos consecuencias climáticas devastadoras y algunos de nosotros podríamos desaparecer por el aumento del nivel del mar”, dijo.

¿Y, el financiamiento?

Estados Unidos y otros países desarrollados son hostiles a una transparencia importante y se niegan a comprometerse sobre financiamientos futuros. Los países en desarrollo afirman que necesitan financiamientos transparentes y previsibles.

Una fuente de alto nivel del bloque africano declaró a la AFP que esos países renegaban de sus promesas rechazando hablar de financiamientos futuros. “Es como si comenzáramos otra vez de cero” en Bangkok, dijo esta fuente.

Los 190 Estados que participan del acuerdo de París tienen hasta fin de año y la 24ª Conferencia sobre el clima de la ONU en diciembre en Katowice, Polonia, para cerrar las reglas de implementación del pacto.

El domingo, los delegados terminaron sus trabajos en Bangkok decidiendo confiar las discusiones técnicas a un panel de expertos, que continuarán sus reuniones hasta la COP 24 de Katowice.

Patricia Espinosa, la responsable de la ONU para la lucha contra el calentamiento global, declaró a la prensa que se lograron avances en Bangkok “sobre la mayoría de los temas”, pero que “aún no se resolvió ninguno de los problemas”.

El tema del financiamiento fue “muy difícil y sensible”, subrayó.

Uno de los negociadores, que habló el domingo a la AFP pidiendo el anonimato, declaró que Estados Unidos y los países desarrollados piden a los países en desarrollo que les tengan confianza en lo que concierne al financiamiento.

Aunque hubo avances en Bangkok en algunos temas como las nuevas tecnologías, los defensores del medioambiente acusaron a Washington de bloquear, con el aval de Occidente, todo avance en los temas de financiamiento. El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció el retiro de su país del acuerdo de París para 2020.