Nueva York.- Rompiendo estereotipos y barreras contra la integración, Marián Ávila se coronó este fin de semana como la primera modelo española con síndrome de Down en desfilar en la Semana de la Moda de Nueva York.

Apenas pisó Manhattan un par de días anteriores al evento, Marián se puso a llorar de emoción, dice a dpa la madre de la joven valenciana.

"Estoy emocionada por estar en Nueva York. Es un sueño desfilar aquí.

Me siento muy feliz", expresa la modelo de 21 años, quien se ha subido a la pasarela con los diseños de la estadunidense Talisha White.

Doble sueño hecho realidad, puesto que a Marián le encantan los vestidos de gala, la especialidad de esta diseñadora de Atlanta, quien se puso en contacto con la modelo española a través de Kenzie Dugmore, ganadora de un concurso de belleza estadounidense para adolescentes.

Cuando Dugmore ganó el certamen "Miss Citrus State Junior" tuvo que elegir dos causas internacionales que abanderar y precisamente escogió el acoso escolar y el síndrome de Down, lo que le llevó a descubrir a Marián mediante las redes sociales y su trabajo como modelo desde el año 2016. Marián se toma muy en serio su profesión como modelo y desde hace ya un tiempo se ha ido formando con clases de pasarela, belleza y fotografía. También se prepara físicamente con ejercicios diarios en la piscina o con un entrenador personal. "Me cuido mucho. Me lavo la cara todos los días con un jabón especial y me pongo mis cremitas", explica la modelo nacida en Benidorm, al sur de Valencia. Además sigue una dieta "muy saludable" para estar en forma. "Me gusta como soy yo. Soy una persona feliz, alegre, cariñosa, amable y tengo paciencia con todo el mundo", agrega.

El mismo día del debut el sábado pero en la otra punta de Manhattan, la firma española Custo Barcelona presentaba su apuesta para la próxima temporada primaveral en las lonjas del Pier 59 del barrio de Chelsea. "Hemos bautizado a esta colección 'After Sun' porque va dedicada a las noches de verano. Veremos muchas piezas que parecen de baño pero realmente están hechas para lucir por la noche", explica a dpa Custo Dalmau.

fdfdfd

A través de 60 propuesta de mujer, Custo sube a la pasarela una colección con brillos y tejidos tecnológicos, bañados de plata holográfica y una explosión de colores metalizados como fucsias, azules y negro, uno de los colores reyes para la próxima primavera Dalmau explica además que ha tenido el placer de conocer a la joven valenciana en varias ocasiones y explica que Marián "es una chica que vive por la moda y le apasiona esta industria así que aplaudo que vaya a tener su pasarela".

"La moda es para todo el mundo. Al final la tiene que lucir todo tipo de personas, incluidas aquellas con discapacidades", añade el diseñador original de Lérida, que este septiembre celebra su 45 edición ininterrumpida en la cuarta pasarela más grande del mundo y piensa en un cambio.

"Quizás ahora si que es el momento de cambiar y cerrar un ciclo.

Llevamos muchos años en Nueva York y es importante renovar el proyecto y quizás desfilar en otro lugar. Nueva York está cambiando y ya no tiene la repercusión o el ruido que tenía hace unos años", agrega el diseñador. De momento es sólo una idea, dice. Lo más seguro es que se lo vea de nuevo por Manhattan en la próxima edición de febrero de la New York Fashion Week.