Saltillo, Coah.- El rock y las letras van unidas. La llamada “nueva música clásica”, como la definiría el escritor José Agustín, ha estado presente a través de programas de televisión, de radio y revistas como Dos Filos, cuyo editor, José de Jesús Sampedro, presentó la tarde del sábado el libro Instantáneas de las Beatlemanías y Otros Apuntes de Música y Cultura, del escritor Alejandro Toledo.

Pedro Moreno, otro fan declarado de la música, presentó este libro de ensayos que hablan desde las rolas del cuarteto de Liverpool hasta la voz de la islandesa Björk.

“El libro de Alejandro Toledo me pareció un libro en la línea de mis intereses, así como el de Dos Filos. Es por eso que aceptamos publicarlo, ya que hablamos un mismo vocabulario. Toledo y yo creemos en el poder de la música, en cómo acerca a la humanidad”, comentó el editor a Zócalo.

Durante los años 60, las letras mexicanas sufrieron un temblor: jóvenes escritores apasionados por los golpes de batería y las guitarras llenaron sus novelas de personajes que habitaban los barrios bajos y vivían bajo el lema de “sexo, drogas y rock and roll”.

La literatura de estos autores, que se conforma con los nombres de José Agustín, Gustavo Saínz y Pármenides García, fue definida por la escritora Margo Glantz como “Literatura de la Onda” por tres razones principales: los movimientos estudiantiles del 68, el desequilibrio social y las protestas contra la guerra de Vietnam, así como la lucha de los jóvenes contra la autoridad.

“Es el paradigma de una época para México en el que las inquietudes de los escritores como las de los músicos se unieron para hablar de cerca sobre los temas que les interesaban y es de ahí donde nace La Onda, pero ahora espero que haya en algún momento una literatura que hable sobre este crecimiento del rock”, señala Sampedro.

“Hace 20 años había una cercanía bastante próxima entre la literatura y el rock. Los últimos años este género ha tenido una sorpresiva y sorprendente evolución, y se ha ‘metamorfoseado’ en géneros que hace años eran impensables. Esto es algo que calza con los temas que la literatura ha encontrado y es por eso que la influencia y la comparación es bastante más indirecta”, explicó.



Proyecto editorial

El primer número de Dos Filos se lanzó en 1974 y desde entonces esta publicación se ha mantenido en el gusto del público. Ahora, con la publicación de Instantáneas de las Beatlemanías y Otros Apuntes Culturales, se estrena como casa editorial.

Sampedro explica que para él la música es un aspecto vital y por eso buscó la manera de difundirla. Tiene un interés permanente y constante de buscar nuevas formas de hablar sobre este tema, dice.

En este nuevo camino, dice que se mantiene realista ante el futuro de la editorial, pues señala que de manera regular para las editoriales independientes el porvenir es difícil de enfrentar, pues se encuentra circunscrito a múltiples factores y casi todos ellos de naturaleza desfavorable.

“Todo alrededor es un tanto ingrato e incluso agresivo para los proyectos independientes, ya que no hay un fomento público ni privado para estas manifestaciones. Estos proyectos dependen de 80% de sus lectores y yo espero que lleguemos a un público lector sensible, que brinde el apoyo para que sea recíproco el interés para que los proyectos de este tipo puedan sobrevivir. Por lo pronto, la revista Dos Filos seguirá siendo ofrecida al público”, explicó el ganador del Premio de Poesía Aguascalientes 1975.

En contraparte, el editor seguirá centrado en la producción de la revista que, con más de 40 años ha logrado superar la barrera del tiempo. Dos Filos ha pasado a ser un nombre clave para comprender la cultura popular, desde la resistencia de la impresión en papel, pues Sampedro también señala que no ha buscado la manera de digitalizarse.