Monterrey, NL.- La reciente captura de dos líderes del Cártel del Golfo (CDG) que operaban desde Monterrey su negocios en otros Estados dejó ver que Nuevo León se ha convertido en un refugio atractivo para los capos del crimen organizado.

En cuatro años, 12 líderes de cárteles han sido capturados al ocultarse o vivir en el Estado, mientras que otro más fue abatido por la Marina.

Especialistas en seguridad expusieron que la zona metropolitana de Monterrey es atractiva en especial para los líderes de la delincuencia por su tamaño, ya que se les facilita esconderse, pero además porque tiene un creciente mercado de drogas.

"Monterrey es una ciudad grande donde pueden mimetizar sus estilos de vida, incluso ofrece una mejor calidad de vida para sus familias", señaló Julio César Puente, presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública.

"Incluso con trabajo de inteligencia es difícil ubicarlos", agregó.

"Podemos asumir que hay más capos viviendo en el Estado".

De los 12 líderes de la delincuencia capturados, tres eran del Cártel del Golfo, ocho de los Zetas y uno del Cártel de Tláhuac.

Además, en octubre del 2016 fue abatido en Allende Javier Morales Valencia, "El Shaggy", líder de los Zetas en el norte del País.

Aldo Fasci, ex Secretario de Seguridad en el Estado, afirmó que, además de controlar otras plazas a distancia, al llegar a la Ciudad los capos buscan ampliar aquí su zona de influencia.

"El efecto cucaracha lo seguiremos tendiendo mientras exista el alto consumo de droga y ha crecido mucho", expresó.

"Es un tema complejo, influye la ubicación geográfica, la economía. Por aquí pasan los ductos, las rutas a la frontera".

Santiago Roel, director del Semáforo Delictivo, señaló que ante el incremento en el consumo de sustancias, los capos seguirán refugiándose en Nuevo León y que las autoridades deben cambiar la estrategia para combatir al crimen organizado.

"La única manera es quitarles el negocio mediante la regulación de las drogas", dijo.

El 24 de agosto pasado, Héctor Adrián Lucio Benavides, alias "La Yegua" o "El Penco", fue detenido tras un cateo a una residencia en Cumbres Elite y fue asesinado a cuchilladas dos semanas después en el Penal de Altamira, Tamaulipas.

De acuerdo con la Comisión Nacional de Seguridad, Lucio Benavides, líder del CDG, llegó a Monterrey para resguardarse y estaba involucrado en casos de extorsión, trafico de drogas, de migrantes y robo de combustible en cuatro Estados, incluyendo Nuevo León.

Seis días después de la detención de "El Penco", el 30 de agosto, Luis Alberto "El Pelochas" Blanco Flores, fue capturado en La Rioja tras enfrentarse con ministeriales.

En enero, Uriel Isaac Guzmán Caullieres "El Cochi", líder del Cártel de Tláhuac, fue detenido también en Cumbres Elite durante un cateo a la casa en la que vivía.

Tras su traslado a la Ciudad de México, se supo que durante los seis meses que vivió en Monterrey llevaba a pasear a sus perros, saludaba a los vecinos e iba tranquilamente al cine.