Monclova, Coah.- “De no ser por nuestros hijos, los pensionados ya nos hubiéramos muerto de hambre”, señaló Sabino de los Santos de la Trinidad al criticar los raquíticos ingresos de los trabajadores retirados. Añadió que con 2 mil 600 pesos mensuales apenas le son útiles para llenar los cilindros de gas butano, pagar los recibos telefónico y del Simas, y adquirir garrafones con agua purificada.

Peor aún, añadió, “son los casos de aquellas personas que perciben de 600 a 1500 pesos mensuales de pensión, entonces de no ser por nuestros hijos, simplemente desde hace mucho ya nos hubiéramos muerto de hambre”.

Añadió que la esperanza de mejores condiciones de vida se fincan a partir del próximo 1 de diciembre cuando entre en funciones la nueva Administración Pública Federal que presidirá el licenciado Andrés Manuel López Obrador, ya que en esa fecha tomará posesión como Presidente de México y pondrá en marcha programas de asistencia social.

Y es que de acuerdo al proyecto, los beneficios sociales llegarán en forma universal, es decir, que incluirá a todos los adultos mayores en general sin importar si tienen pensión en el ISSSTE o IMSS, lo mismo que a los minusválidos, además que el apoyo registrará incremento de 100 por ciento, por lo que entonces los sectores más vulnerables resultarán beneficiados.