Eduardo Covarrubias | Saltillo, Coahuila.- La iniciativa 42K con Causa sigue llevando alegría a los niños de los ejidos de Saltillo, en esta ocasión los menores beneficiados fueron los del ejido Palma Gorda.

Quienes recibieron una mochila con una sonrisa en el rostro fueron una docena de alumnos que comparten aula, con edades desde los 7 a los 12 años, en la escuela Emilio Carranza; cinco de ellos son llevados diariamente por la maestra Lilián.

A media hora al sureste de la ciudad un panteón marca la entrada al ejido. A la distancia, entre las casas de los apenas 54 habitantes, destaca una iglesia blanca, una pequeña plaza, una cantina, y a unos 100 metros la escuela primaria Emilio Carranza.

Para llegar hay que atravesar un camino de terracería bastante afectado por las lluvias de los últimos días, a pesar del mal tiempo los estudiantes asisten de manera regular a tomar clases.

Recibieron al equipo con excelente ánimo y de una forma muy ordenada y respetuosa hicieron una fila, diferenciados por edad, para recibir su mochila. Algunos con semblante serio, pero con sus compañeros la alegría se desbordaba, observando y discutiendo entre ellos las características de su nueva mochila.

Ya entrados en confianza se tomaron el tiempo de organizarse, con ayuda de su maestra, para gritar “¡Gracias Zócalo!”, agradeciendo también a sus lectores, quienes hicieron posible que llegaran las mochilas a tantos niños que las necesitan.