Ciudad de México.- El gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, expuso al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, la necesidad de invertir recursos federales en diversos proyectos de infraestructura en esa entidad del norte del país.

Entrevistado luego de la reunión que sostuvieron mandatarios estatales de la región norte con López Obrador, dijo que en el encuentro planteó las prioridades de Nuevo León, en donde se requiere una inversión de 16 mil millones de pesos para obras relacionadas con la movilidad, salud, agua y seguridad.

Al salir del inmueble ubicado en la calle de Chihuahua, colonia Roma, indicó que su entidad depende del agua de lluvia pues no hay fuentes de abastecimiento, por lo que “estoy convenciendo al nuevo gobierno de que necesitamos construir una nueva presa y he visto simpatía del gobierno entrante en este sentido”.

Mencionó que los penales que hay en el estado son muy viejos, por lo que también le planteó al presidente electo “ir a partes iguales; Nuevo León necesita ampliar sus dos penales”, además de que en el tema de movilidad es necesario "sacar los trenes de la ciudad", con lo que se rescatarían 180 kilómetros de vía.

Agregó que al ser una ciudad fronteriza se reciben al año 120 mil personas provenientes de otras entidades del país, por lo que se necesita crear la infraestructura necesaria para atenderlos, principalmente en salud, por lo que también pidió inversiones conjuntas para terminar dos hospitales y poner en operación otros siete.

En este sentido, Rodríguez Calderón refirió que el presidente electo instruyó al próximo secretario de Hacienda, Carlos Urzúa para analizar la siguiente semana los montos necesarios para el próximo año a fin de iniciar estas acciones.

El excandidato independiente a la Presidencia de la República refirió que fue un "buen encuentro" con López Obrador, “soy un hombre acostumbrado a la competencia, no tengo rivalidades con nadie, tampoco él”; y afirmó que existe el acuerdo de llevarse bien.

El gobernador de Nuevo León expresó: “confió en las instituciones, he estado haciendo una relación con el presidente; nos llevamos bien, a los dos nos gusta el béisbol y en términos de eso nos llevaremos bien”.

Al término del encuentro con gobernadores de la frontera norte, López Obrador salió de sus oficinas, aproximadamente de las 13:30 horas, para ir a comer y luego regresar a la reunión programada para las 18:00 horas con los gobernadores de los estados de México, Guerrero, Jalisco y Nayarit.