Ciudad de México.- Las caídas se han convertido en un riesgo mortal para los adultos mayores en México, pues 46% de la población de más de 60 años en el país ha sufrido algún percance que le ha dejado secuelas o provocado su fallecimiento.

Según datos publicados por el Instituto Nacional de Geriatría (INGER), 40% de los adultos mayores que ha sufrido una caída fallece en los siguientes dos años por complicaciones relacionadas con el incidente.

De acuerdo con la misma institución, en México 11 de cada 100 personas de 70 años o más ha sufrido alguna caída, a diferencia de China -por ejemplo- donde sólo 2 de cada 100 personas en ese rango de edad ha enfrentado una caída.

"Muchas veces, las personas que sufren una caída no acuden a recibir atención porque se piensa que es normal que las personas de 'edad avanzada' sufran estos percances. Cuando se llega a los centros de salud sólo se atiende la consecuencia, la lesión, el traumatismo o la fractura", explicó el doctor Eduardo Sosa Tinoco, del INGER.

Para el especialista, lo esencial es la prevención, pues quienes han sufrido una caída tienen 60% de posibilidades de que les vuelva a ocurrir.

Sosa Tinoco recomendó poner especial atención en adultos mayores que tengan dificultad para caminar, una caminata lenta o si se tarda más de cinco segundos para recorrer una distancia de 4 metros a un paso normal, pues son ellos quienes más riesgo tienen de sufrir una caída.

Además es necesario evaluar el ambiente y hogar donde se desenvuelve la personas y llevarla a una revisión médica para determinar si tiene problemas de visión o en articulaciones.

En México, debido al envejecimiento poblacional, ha crecido el número de adultos mayores que sufren caídas que ponen en riesgo su salud.

Según el Estudio Nacional de Salud y Envejecimiento en México, de 2015, 46% de las personas mayores de 60 años había sufrido una o varias caídas, a diferencia de los datos de 1995, donde sólo se registraban caídas en 9 de cada 100 personas.

El aumento de la prescripción de sedantes también se considera como factor, pues afecta la fuerza y el equilibrio de las personas.

Según la Organización Mundial de la Salud, "se calcula que anualmente se producen 646 000 caídas mortales, lo que convierte a las caídas en la segunda causa mundial de muerte por lesiones no intencionales".

En países de bajos y medianos ingresos se registra hasta 80% de muertes relacionadas con caídas y en todas las regiones del mundo, la mayor tasa de mortalidad está en personas mayores de 60 años.