Guadalajara, Jal.- Peter Fonda tiene la actuación en la sangre. Hijo de Henry Fonda, hermano de Jane y padre de Bridget, el histrión es un referente en la cinematografía gracias al filme Easy Rider (1969). No sólo protagonizó la cinta al lado de Jack Nicholson, además escribió el guion y fue su productor.

Para reconocer la trayectoria del neoyorkino, el Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG) le otorgó el Mayahuel Internacional. El actor Diego Luna fue el encargado de entregarle la presea, además de que moderó la máster class que se impartió el sábado en la sala Plácido Domingo del Conjunto de Artes Escénicas.

“En este país, que no hace otra cosa que cine independiente, estamos felices de recibir en el escenario al último rebelde del cine independiente”, expresó Luna para darle la bienvenida a Fonda.

El mexicano conoce a Fonda desde hace tiempo. Y es que el norteamericano fue quien le entregó el premio Marcello Mattroianni del Festival de Cine de Venecia, junto a Gael García, por su trabajo en Y tu Mamá También.

Emocionado y de muy buen humor, el estadunidense no dejó pasar la oportunidad de elogiar el trabajo de los cineastas mexicanos Guillermo del Toro, Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñárritu. “Mis tres directores favoritos son mexicanos, pero necesitamos más mexicanas”, expresó ante una audiencia que le celebró todo con risas y aplausos.

Si bien Fonda ha trabajado como director, guionista y productor, además de ser un activista destacado, él sólo se considera un actor.

“La buena parte de ser un actor es que puedo trabajar hasta que me muera. Como director te lo tienes que llevar más lento, pero como actor no es difícil encontrar trabajo porque alguien tiene que ser el abuelo o el tío viejo”.

Nominado a dos premios Oscar y ganador del Globo de Oro en dos ocasiones, el veterano compartió su experiencia como actor. Fue en el teatro donde inició una carrera marcada por la pasión y que lo llevó a participar en cerca de 80 filmes.

“Le recomiendo a quienes inician que no digan ‘quiero ser un actor’, sino ‘quiero actuar’. En este trabajo usamos un verbo, no un sustantivo”.

En cuanto a la diferencia entre el teatro y el cine, Fonda considera que el escenario es el sitio del actor, porque después del libreto y del director, sólo quedan los actores cuando inicia la función.

“El cine es el medio del director, la televisión es el medio de los productores y los directores. Afortunadamente los actores podemos estar en todos lados”, añadió con una sonrisa.
 
A contracorriente

Diego Luna dijo que Easy Rider es un referente del cine independiente, pues fue un actor el que se animó a crear la historia que deseaba interpretar.

“(En la cinta) sólo aparecen dos actores. Tú actúas, diriges, produces. Conseguiste el dinero y le probaste a todo mundo que estaba equivocado. Es un gran ejemplo de cómo se puede hacer cine en un país como el nuestro”, apuntó el protagonista de Rogue One.

“Estaba frustrado, no había filmes de mi generación, sobre sus problemas. Cuando hicimos Easy Rider pensé que era una película que iba a sacudir la jaula, que emocionaría a la audiencia. Estoy feliz de que esta pequeña idea que fue escrita en Toronto en 1967 llegara a la pantalla grande”, respondió Fonda.

Bajo la dirección de Dennis Hopper, Easy Rider   no sólo cosechó el éxito de la crítica, marcó un camino para las producciones independientes al recaudar 100 veces más de lo que se invirtió en ella.

“Yo tenía ideas, pero lo que tenía escrito era sólo el papel de Jack (Nicholson) y el mío. De hecho, gracias a Jack, la primera parte es fantástica. Se dice que el uno por ciento de las películas son lógicas, otro uno por ciento por concentración y el 98% son accidente; yo soy de ese 98 por ciento”, agregó.

Luna no dejó pasar el tema del muro entre México y Estados Unidos que impulsa Donald Trump. “Las fronteras no nos definen. Estamos en México, en el otro lado, ¿cómo crees que el cine puede ayudar a unir a dos países en lugar de dividirlos”, planteó Luna.

“Desde el sur de Canadá, Washington, Oregón, California, Arizona, Nuevo México y Texas, todo debe ser México. Vamos a volver a ser México. El muro es de ellos, no de nosotros”, concluyó Fonda.