Saltillo, Coah.- Con casi cuatro décadas que dan fe de su probado talento, Emma Thompson es de esas figuras que están más allá del bien y del mal y hoy que llega a los 60 años, no queda duda de que lo que viene haciendo desde hace algún tiempo sólo es un plus a su prestigiada trayectoria.

Aunque en 1982 puso en practica lo abrevado en el seno familiar (es hija de actores) en la comedia televisiva Alfesco, no fue sino hasta 1989 cuando incursionó en el cine en la cinta Enrique V, de la mano de quien se convertiría entonces en su esposo, Kenneth Branagh, que Emma constató que, tras estudiar Filología en la Universidad de Cambridge, era la interpretación escénica a lo que quería dedicarse.

El ascenso al estrellato de la actriz nacida en Londres se dio al lado de Branagh con el que vivió una etapa de altibajos profesionales, y más adelante el realizador James Ivory la impulsaría a la consolidación como actriz de carácter al grado de que por su interpretación en Howards End: El Fin del Juego (1992) arrasó en la temporada de premios llevándose, entre otros premios, su primer Oscar. El segundo lo conseguiría en el rubro de guionista por su trabajo en Sensatez y Sentimientos (1995), filme que también estelarizó al mando de Ang Lee.

A estos dos premios de la Academia se suman entre sus reconocimientos tres Bafta, dos Globos de Oro, un Emmy y la condecoración en noviembre pasado como Dama del Imperio Británico, distinción que recibió por parte del príncipe William.

Cabe mencionar que en dicha ceremonia Emma, quien no es muy ferviente admiradora de la realeza pese a que no lleva mala relación con la dinastía de Isabel II, estuvo a punto de romper el protocolo al solicitarle un beso al duque de Cambridge.

“Amo al príncipe, lo conozco desde pequeño y nos hemos sonreído el uno al otro”, compartió entonces con los medios la actriz, quien reveló que el príncipe rechazó tal petición haciendo hincapié en que la ocasión se trataba de ella no de él, amén de que no era algo que se apegara al protocolo real.

Protesta antiacoso

Días atrás Thompson anunció su salida de Luck, la producción con la que Skydance Animation pretende debutar en 2021, al conocer que se involucraría John Lasseter, creador de la compañía Pixar, quien en mayo pasado tuvo que retirarse al ser señalado como acosador sexual por varias de sus empleadas, comportamiento del que este hombre de 62 años, casado y padre de cinco hijos se disculpó, especialmente a aquellos que los sintieron como una falta de respeto o les incomodó.

Sin embargo, Los Ángeles Times publicó una carta que la actriz británica envió a los productores explicando las razones de su abandono.

“Como saben, abandoné la producción de Luck, dirigida por el maravilloso Alessandro Carloni. Me resulta muy extraño que usted y su compañía hayan contratado a alguien con el patrón de mala conducta del Sr. Lasseter, dado el clima actual en el que se espera las personas con su tipo de poder sean consecuentes. Me doy cuenta de que la situación, que involucra a muchos seres humanos, es complicada”, escribió Thompon, quien enlista varias contundentes preguntas en ese escrito y concluye en un tono igual.

“Soy consciente de que siglos de licencias sobre los cuerpos de las mujeres, quieran o no, no cambiarán de la noche a la mañana. O en un año. Pero también soy consciente de que si las personas que han hablado en público, como yo, no toman este tipo de postura, es muy poco probable que las cosas cambien al ritmo que se necesita para proteger a la generación de mi hija”, dice al final de la carta.