Acuña, Coah.- La autopsia practicada al cuerpo del hombre que murió ahogado en las aguas del río San Diego, ha confirmado que falleció por asfixia por inmersión, no encontrando ningún signo de violencia.

Al respecto, el delegado de la Zona Norte de la Fiscalía General del Estado, Mario Manuel Castro Narro, señaló que el cuerpo fue entregado a sus familiares para su cristiana sepultura.

Confirmó que de acuerdo a los testimonios de testigos de los hechos, Uriel Cháirez Navarro, quien contaba con 30 años, se introdujo al agua el domingo por la tarde luego que había ingerido bebidas embriagantes.

También se confirmó que sus propios compañeros lo observaron cómo comenzó a manotear, incluso pensaban que estaba jugando, pero ya no volvió a salir.

El entrevistado manifestó que el incidente será cerrado al comprobarse que se trató de un mero incidente.

También se confirmó que una vez que se le realizó la autopsia de ley por parte del médico forense, no se encontró ningún signo de violencia en el cuerpo, por lo que los testigos pudieron regresar a sus quehaceres cotidianos una vez que presentaron su declaración correspondiente.