Saltillo, Coah.- Una agencia fantasma volvió a Saltillo en busca de consumidores incautos, al amparo del anonimato y ofreciendo promociones imposibles.

Un hotel ubicado sobre Venustiano Carranza fue el escenario donde se citó a tarjetahabientes bancarios, bajo la excusa de que por su historial crediticio se hicieron merecedores a una cámara GoPro, con un costo superior a los 5 mil pesos.

La empresa detrás del evento se presentó como Club Palestino, una compañía fantasma de viajes, que carece de portal, página de Facebook y cuya dirección es Hermosillo 3032, colonia Mitras, en Monterrey, que corresponde a un domicilio particular y no a oficinas.

Tarjetahabientes de diferentes bancos fueron llamados por la supuesta agencia Club Palestino con la excusa que por sus compras e historial crediticio se hicieron merecedores a una cámara GoPro, con un costo superior a los 5 mil pesos.

En internet no se encontró rastro alguno de un Club Palestino que se dedique a otorgar descuentos en viajes. En Nuevo León, el único Club Palestino Libanés es un restaurante ubicado en San Pedro Garza García.

Supuestamente, para obtener la cámara, primero se debía participar en una presentación, la cual sería breve, de 10 a 15 minutos, la cual en realidad duró más de una hora.

“Como te comentaba, ya eres acreedor a una cámara GoPro y a un segundo regalo de muchísimo más valor, que son tres días y dos noches a cualquier playa nacional, en un hotel de cinco estrellas”, afirmó “Majo”, la agente de ventas asignada.

Inversión

Inicialmente pedían una inversión de 200 mil pesos para acceder a una serie de beneficios y descuentos en hoteles, vuelos y renta de vehículo, pero “por promoción de décimo aniversario”, el pago requerido era de 21 mil pesos a 12 meses sin intereses.

“Nosotros somos un club privado, no manejamos publicidad, sólo con atención personalizada, por los eventos que nosotros organizamos, por eso no tenemos algo tan abierto. No es lo mismo atender a una pareja, a una familia, nosotros queremos amoldarnos a la forma de vacacionar”, fue como se excusó la agente de que no haya rastros del Club Palestino en internet, pese a que puestamente cumplió una década de vida.

Afinal de cuentas, tras desistir de la venta, se negaron a entregar la cámara GoPro, alegando que no era para todos, y sólo entregaron un “bono de bienvenida” de un hospedaje gratis, el cual resultó carente de valor, pues en los números de contacto nadie contestó.