Los Ángeles.- Tras casi una década de batallas épicas, dragones y reyes que conquistaron la televisión, Game of Thrones: la historia de los siete reinos dejó sentado un debate sobre la última de sus ocho temporadas, para muchos esperada y para otros toda una decepción.

Imprevisible de principio a fin, la producción de HBO superó por mucho los pronósticos de los más avezados e incluso antes de aparecer en las pantallas la última escena, como si de una de sus inolvidables combates se tratara, la sangre llegó al río hasta extenderse por las redes sociales.

Las etiquetas como #GameofThrones o #GOTFinale , entre otras tantas, se apoderaron de las redes, donde los memes brotaban a montones.

DESDE SALAS A FIESTAS

El fin de esta serie medieval-fantástica exitosa en todo el planeta, que cuenta la historia de familias que pelean por acceder al Trono de Hierro, dejará seguramente un gran vacío en numerosos fanáticos.

Son centenares de miles las personas que despidieron a sus favoritos: muchos en sus casas, pero miles también celebraron y lloraron el final del show en fiestas organizadas especialmente para ver este episodio, en salones y patios desde Alaska hasta Armenia.

Según un sondeo encargado por The Workforce Institute, unos 27 millones de estadunidenses preveían que mirar este capítulo dejará consecuencias sobre su jornada laboral del lunes: bajará su productividad, llegarán tarde o simplemente no irán a sus trabajos.

GUIONISTAS Y POLÉMICA

“Queremos que a la gente le guste” el episodio final. “Es muy importante para nosotros, pasamos 11 años trabajando” en esta serie, dijo a Entertainment Weekly Dan Weiss, creador de GoT junto a David Benioff.

“Sabemos también que hagamos lo que hagamos (...) muchas personas van a detestar incluso la mejor posible de las versiones”, agregó. La última temporada ya ha sido, en efecto, objeto de fuertes polémicas.

Una petición lanzada el sábado en el sitio Change.org para rehacer por completo la octava temporada con “escritores competentes” ha sido respaldada por más de un millón de firmas.

Adaptada de las novelas fantásticas de George R.R. Martin, GoT se convirtió en la serie de mayor audiencia de HBO.

Y el final de la historia de fantasía medieval e intrigas palaciegas, que ha amasado 47 Emmys dejó a seguidores mexicanos con una sensación agridulce.

El ganador del Trono de Hierro fue alguien inesperado: el lisiado Bran Stark (Isaac Hempstead Wright), mientras que los favoritos, Daenerys Targaryen (Emilia Clarke) y Jon Snow (Kit Harrington), tuvieron finales polémicos.

¿INSPIRA A TRUMP?

El propio presidente Donald Trump se inspiró en la serie para lanzar algunos de sus dardos, como cuando, parafraseando la famosa divisa de la serie “El invierno está llegando” dijo que el muro que pretende levantar en la frontera con México para frenar la inmigración clandestina será finalmente una realidad. “El muro está llegando”, escribió en Twitter.


Con información de AFP y Agencia Reforma