Ciudad de México.- El pasado 17 de mayo, José Luis Marín, un migrante salvadoreño de 46 años de edad intentó abordar el tren carguero conocido como La Bestia, en el municipio de Chahuites, Oaxaca.

Eran alrededor de las seis de la tarde, cuando el ferrocarril tomó marcha rumbo a Ciudad Ixtepec, Oaxaca.

Varios migrantes salieron corriendo y se colgaron de los barrotes para abordar La Bestia.

Sin embargo, José Luis resbaló al momento de saltar y sus pies quedaron justo entre las ruedas del tren carguero, que ya iba en marcha.

Momentos después del accidente, otro migrante se acercó a ayudarlo, pero al ver que las ruedas le habían cercenado los dos pies, optó por no moverlo y pedir ayuda.



De acuerdo con un informe del Grupo Beta, el migrante salvadoreño fue trasladado a San Pedro Tapanatepec, para ser atendido en el hospital de la comunidad.

Sin embargo, ahí sólo se le han practicado las curaciones de urgencia y necesita ser enviado a un hospital de mayor nivel.

Este es el segundo migrante que ha resultado amputado por La Bestia en menos de un mes, desde que los migrantes centroamericanos retomaron este medio de transporte para llegar a la frontera norte de México.

Con información de Noticieros Televisa.