Ciudad de México.- La Asociación de Productos Frescos de las Américas (FPAA, por sus siglas en inglés) pugnó por que se resuelva un nuevo Acuerdo de Suspensión del Tomate para proteger los empleos en Estados Unidos, prevenir la escasez de producto y una mayor alza en los precios para los consumidores de ese país.

El organismo dijo que desde que la cuota compensatoria entró en vigor el 7 de mayo, las compañías individuales estadunidenses han acumulado más de 100 mil dólares en impuestos para tratar de atender a sus clientes, cuya cadena de suministro se vio interrumpida.

Muchas empresas de distribución de alimentos de EU ya han perdido numerosos contratos con clientes y proveedores, aseguró.

“Se están acumulando derechos punitivos que ascenderán a millones de dólares que serán efectivamente pagados por el público estadounidense.”, advirtió el presidente de la FPAA, Lance Jungmeyer.

Reprochó que los productores de tomate de Florida hayan rechazado la propuesta más reciente que los tomateros mexicanos hicieron el pasado miércoles 22 de mayo para llegar a un nuevo Acuerdo de Suspensión.