Sabinas.- Luego de ser liberados del delito de posesión de narcóticos, tres hombres fueron detenidos nuevamente, al cumplimentarse una orden de aprehensión por el delito de secuestro agravado en perjuicio de un ciudadano de San José del Aura, Progreso, quien presuntamente fue encontrado en una de las camionetas con cuerpos abandonados en la Región Carbonífera.

José Gilberto, de 49 años, desapareció el pasado 17 de mayo en la comunidad San José del Aura, del municipio de Progreso, y era buscado por la Fiscalía de Personas

Desaparecidas.

Días después las autoridades de la Fiscalía General del Estado informaron que derivado de los hechos violentos registrados en la Región Carbonífera, encontraron dos camionetas con nueve personas ejecutadas, entre ellos integrantes de dos familias.

En la camioneta Dodge que fue localizada en San José del Aura había tres personas, por lo que trascendió que uno de ellos era José Gilberto.



CAPTURA por drogas

En un retén instalado en la carretera 57, cinco personas fueron detenidas a principios de semana por el delito de posesión de narcóticos y fueron trasladados a las instalaciones del C4. Entre los detenidos se encontraba una pareja de esposos y un taxista.

La audiencia se llevó a cabo en el Centro de Justicia Penal de Frontera y los cinco involucrados fueron liberados; al momento de salir de las instalaciones del C4 y en presencia de sus familiares, tres de ellos fueron detenidos nuevamente acusados de secuestro agravado y trasladados al municipio de Sabinas, en donde se llevará a cabo la audiencia inicial.

A los detenidos se les informó que la orden de aprehensión que cumplimentaban era por el delito de secuestro, privación ilegal de la libertad agravado por cometerse entre dos o más personas, allanamiento de morada y privar de la vida a José Gilberto Hernández Barrientos.

El  taxista y la mujer, de nombre Casandra “N”, quedaron en libertad al comprobar las autoridades la posesión de narcóticos, además de que no se encontraban entre los detenidos con orden de aprehensión.

Casandra comentó que su esposo Juan “N” sí fue detenido y trasladado a Sabinas por dicho delito, pero aseguró que es inocente.

Relató que el pasado 20 de mayo Juan y otras dos personas fueron deportadas de Estados Unidos, por lo que no pudieron participar en los delitos que se les imputan.