Ciudad de México.- El histrión Héctor Bonilla aclara que se encuentra bien de salud y que su calvicie no se debe al cáncer de riñón que padece, sino a un nuevo proyecto, en el marco del homenaje por su trayectoria.

Con gran entereza y acompañado de su esposa la actriz Sofía Álvarez, Bonilla fue reconocido por su trayectoria por parte de la Cineteca Nacional y la Secretaría de Cultura, en un acto en el que se dio un breve esbozo de su paso por los escenarios.

Ahí el actor aprovechó para aclarar que su calvicie no se debe al cáncer, “no hay quimioterapia para el riñón, pero esto (calvo) es porque estoy en un nuevo proyecto con el cineasta Gerardo Gatica”.

Destacó que ha dado la batalla contra el cáncer que padece “y a ver hasta dónde llego, pero no crean que está tan grave, cumplí 80 años el pasado 14 de marzo, ya viví horas extras y estuve muy contento y sí puedo vivir 10 años más que propinota”.

“No estoy angustiado, simplemente quiero seguir trabajando en esto que amo, la dirección, actuación y producción. Simplemente cumplir mi ciclo y con eso estoy satisfecho”, expresó el actor de cintas como “María de mi corazón” que se exhibió en la Cineteca Nacional como parte de este homenaje.

“Es abrumadora esta espontanea muestra de cariño. Nunca me gustan los homenajes pero me llena el corazón de agradecimiento”, dijo el histrión al agradecer también la presencia de su amiga la también actriz María Rojo.

Sin embargo en este encuentro Bonilla aprovechó para dar su propia visión de lo que ha sido su carrera, donde a su consideración no toda ha sido tan afortunado, incluso ha tenido sus diferencias debido a que tiene una visión muy particular de hilar las cosas con la realidad.

“Siempre he tirado para la izquierda, entonces lo que yo he pretendido hacer dentro del cine es esta carrera de cine marginal, fuera de la industria”, apuntó el actor recordando que hizo mancuerna con el cineasta Alfredo Joskowicz.

Este cúmulo de trabajos independientes concluyeron con la cinta “Rojo amanecer”, la cual, dijo, se filmó de manera clandestina.

Como pocas veces, Bonilla abrió su corazón para reconocer que ha sido afortunado al gozar por 38 años de la compañía de su esposa la actriz Sofía Álvarez, así como del cariño de sus hijos y de sus siete nietos.

Acompañándolo en este acto también se encontraban en la sala los actores Bruno Bichir, María Rojo, así como el subsecretario de Cultura federal, Edgar San Juan.

Por su parte la actriz María Rojo compartió su alegría por el reconocimiento otorgado a Bonilla, quien dijo es más que un amigo y siente una profunda admiración por él en todos los sentidos.

“A mí en la vida además de ser mi compañero en varias películas ha sido un amigo muy especial, que toda la vida me ha respondido y me ha brindado consejo”, apuntó Rojo.