Saltillo, Coah.- Ante la falta de obra pública que ha ralentizado a la industria de la construcción regional, el gremio espera la liberación de un mayor circulante por los municipios y el Estado, con el fin de apuntalar el desarrollo y, sobre todo, sostener a este sector del que dependen numerosos empleos.

Virgilio Verduzco Rosán, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en la Región Sureste, dijo que siguen sin avances sobre las reuniones del Comité del Impuesto Sobre Nóminas, pero adelantó que han sostenido encuentros con el gobernador Miguel Ángel Riquelme para evaluar alternativas, como la mezcla de recursos en programas como Vamos a Michas.

“Son colectores pluviales, bacheo, carpeta nueva, sí es obra importante; estamos dependiendo de la obra que ellos hagan… En lo federal, pedimos que siguieran con la ampliación de la carretera a Derramadero pero solamente lanzaron 1.7 kilómetros, que es una burla; pedimos la carretera libre Saltillo-Monterrey y realmente no nos han hecho caso”, mencionó.

Verduzco indicó que Vamos a Michas contempla la construcción de obras de infraestructura en coordinación entre el Estado y los municipios. Dijo esperar que se agende para los próximos días una reunión para que les informen sobre los proyectos a realizar con estos recursos.

Pegan los recortes federales

Por otra parte, Verduzco Rosán indicó que con los recortes al presupuesto federal, la construcción de obra pública ha caído hasta 50%, por lo que los constructores locales “hacen trabajitos” para subsistir.

“Prácticamente estamos subsistiendo de obra estatal y municipal… todos nuestros afiliados están viendo una situación muy difícil, no hay obra”, señaló, sin embargo reconoció que la construcción de plazas comerciales tiene una importante participación de contratistas locales.

Dijo que una gran parte de la fuente de empleo que genera este sector prácticamente está detenida. Aunque reconoció los esfuerzos del Gobierno estatal para la atracción de nuevas inversiones, “la realidad es que todo el mundo está muy cauteloso tanto con la Presidencia de EU como la de aquí, no hay las grandes inversiones que traíamos”.

El presidente de la CMIC regional dijo que en una reciente reunión en la Ciudad de México conocieron los detalles sobre la desaparición del Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa (Inifed) para entregar directamente los fondos a las escuelas, y subrayó que al menos 35% de los 15 mil constructores afiliados a nivel nacional dependen exclusivamente de estas operaciones.

Señaló que esto se suma a la cancelación del aeropuerto -que ahora construirían los militares- y el retiro de los subsidios a la vivienda.

“Lo que pedimos es que nos den certeza para que llegue inversión y se pueda reactivar la construcción y que le apuesten a programas de infraestructura”, expresó.