Ciudad de México.- La Academia Americana de Pediatría recomendó a todas las mujeres capaces de embarazarse consumir 400 microgramos diarios de ácido fólico, para prevenir los defectos del tubo neural, entre ellos la espina bífida, en sus bebés.

Norman Davies, especialista en medicina materno-fetal en Mayo Clinic, indicó que la genética claramente desempeña una función importante en estos casos, de manera que las parejas que han tenido un hijo con defecto del tubo neural tienen un riesgo ligeramente mayor de tener otro con el mismo defecto.

Resaltó que la atención prenatal, una alimentación sana y las vitaminas que contienen ácido fólico son fundamentales para el desarrollo del bebé.

De acuerdo con los médicos de Mayo Clinic, el tratamiento de la espina bífida depende de la gravedad de la afección.

Indicaron que realizar la cirugía lo más pronto posible puede minimizar el riesgo de infección vinculado con la exposición de los nervios, además de ayudar a proteger la médula espinal de más traumatismos.

Explicaron que el tubo neural se desarrolla al principio del embarazo y se cierra aproximadamente 28 días después de la concepción.

En los bebés con espina bífida, una parte del tubo neural no se desarrolla o no se cierra adecuadamente, lo que provoca defectos de la médula espinal y de los huesos de la columna vertebral.

Para ello, refirieron, existen dos alternativas quirúrgicas: la primera de ellas se realiza dentro de las primeras 24 a 48 horas posteriores al nacimiento, con el fin de colocar las meninges en su lugar y cerrar las vértebras abiertas.

La segunda opción se realiza en la semana número 26 del embarazo, a la cual se conoce como cirugía intrauterina de la espina bífida, en la que los cirujanos exponen quirúrgicamente el útero de la madre embarazada y luego lo abren para reparar la médula espinal del bebé.

rd