×
hace 2 años
[Junkies]

30 años de Dragon Ball; Los ecos de un ¡Kame Hame Ha!

Junkies se une a la celebración mundial por tres décadas de las aventuras de Gokú para despertar la magia de las esferas

Imprimir
Pocos recuerdan que Dragon Ball llegó a México bautizada como Zero y El Dragón Mágico en 1996. Foto: Especial
Saltillo, Coah.- Pocos recuerdan que Dragon Ball llegó a México bautizada como Zero y El Dragón Mágico en 1996. Algunos disfrutaron el cambio de nombre de los personajes, que en cuestión de meses se convirtieron en Son Gokú, Krillin, Bulma, Yamcha, el Maestro Roshi, Oolong, Púar, Piccoro, Ten Shin Han y un largo entre otros que engloba la genialidad de Akira Toriyama.

Hace 20 años, encender la televisión después de la escuela, entrada la tarde, para sintonizar las aventuras de Gokú y sus amigos no era cualquier cosa. Era ser transportado a una realidad donde los hombres combatían y convivían con bestias; donde lo imposible se convertía en una energía inconmensurable liberada al grito de ¡Kame Hame Ha!, de un niño con cola; donde encontrar las siete esferas del dragón era una tarea que no podía resumirse en medias horas, sino en la pasión que despertaba en niños y jóvenes saber qué pasaría al día siguiente.



Esta historia despertó para muchos la inquietud por las artes marciales, otros más se concentraron en la tecnología y otros más con la literatura, el manga y otros trabajos de Toriyama, ya que se llegó a decir que la historia era una adaptación de la vida del Rey Mono, una leyenda de la India, aunque se confirmó que el autor tomó algunas referencias del antiguo Ramayana.

Más que una moda, crecimos con Dragon Ball para comprender que no todas las caricaturas son para niños y que hay mensajes mucho más profundos en el dolor, la derrota, la amistad y la perseverancia.

Se convirtió en una referencia de culto, que aún se mantiene vigente a través de películas, OVAs, música, figuras de acción, videojuegos, cosplay e incluso a través de sus secuelas “Z”, “GT”, “Z KAI” y “Super”, que se transmiten en todo el mundo.



La travesía inició con Bulma llevándose a Gokú para que le ayude a encontrar las esferas del dragón e invocar a Shen Long para pedirle un deseo. Prácticamente, vivimos a esa aventura y las consecuentes en cada ocasión que las esferas fueron cruciales para mantener en orden el equilibrio del planeta y alejar la posibilidad de un deseo concedido a locos como Pilaf, el líder de la Patrulla Roja y el temible Piccoro Daimaô, en al menos dos
encarnaciones.

Pero eso no es todo, viajamos en la nube voladora, golpeamos con el báculo sagrado, sufrimos al escalar la Torre de Karim, nos sorprendimos con la apariencia de Kami Sama y sentimos la sensación de volar desde su templo para salvar al mundo.

Así eran las tardes de niños, adolescentes, jóvenes y algunos adultos que se dejaron seducir por esta historia que ya había recorrido el mundo en tres años y que nos llevaría a explorar más allá de este planeta para conocer las aventuras de estos héroes que siempre permanecerán en nuestra memoria.



Imprimir
te puede interesar
[Seguridad]
hace cerca de 10 horas
[Local]
hace cerca de 10 horas
[Piedras Negras]
hace cerca de 22 horas
similares