×
hace 1 semana
[Local]

‘Abran los oídos para escuchar con el corazón’

“¿Cuántos problemas tenemos en nuestras familias porque no nos escuchamos? ¿Cuánta incomprensión?

Imprimir
‘Abran los oídos para escuchar con el corazón’
Los feligreses fueron llamados a acercarse y escuchar a las personas.
Monclova, Coah.- “¿Cuántos problemas tenemos en nuestras familias porque no nos escuchamos? ¿Cuánta incomprensión? ¿Cuántas cosas nos hubiésemos ahorrado en nuestra vida de haber escuchado?”, expresó el Sacerdote ayer durante la misa dominical, mencionando la importancia de “abrir los oídos para escuchar con el corazón”.

A veces no escuchamos bien, señaló el padre Rodrigo Aguilar, “a veces no empezamos prestando atención a las cosas y esto es lo primero que creo que nos enseña el Evangelio de hoy; este sordomudo representa a toda la humanidad que de alguna manera está sorda del corazón y por eso no sabe hablar, no sabe comunicarse”.

“Este sordomudo representa a todos los que nos cuesta escuchar verdaderamente con el corazón.

Y esto se nos manifiesta de muchísimas formas, sería larguísimo describirlas, pero piensa por ejemplo cuando escuchas pero en realidad estás pensando en lo que vas a contestar, o cuando escuchas pero estás esperando que haya un silencio en la conversación para emitir tu opinión sin prestar atención a lo que te dicen”, agregó.

“Piensa en esas personas que no paran de hablar, que hablan y hablan y nunca hacen una pausa, nunca preguntan cómo está el otro, nunca se preocupan por los demás, piensa si eres de esas personas que siempre tienen algo para decir, siempre tienen una respuesta. Piensa si eres de esas personas que también es callada pero no escucha, que está siempre metida en sí misma, que está en su mundo”, continuó.

“La verdad es que escuchar es muy difícil y a todos nos cuesta y se nos manifiesta de muchísimas maneras, piensa si no escuchas cuando pegas un portazo, cuando te vas, cuando dejas hablando solo a tu marido, a tu mujer, a tu novio, a tu madre, cuando ya no quieras hablar más, cuando prefieres estar solo. Piensa si no escuchas cuando le cerraste la cortina a una persona y ya no la quieres ver, no la soportas más”, explicó.

“Bueno hoy es el día para que suspires también, mires al cielo y le pidas a Jesús: ‘Ábreme los oídos del corazón para que pueda empezar a escuchar’”, invitó a los fieles a comenzar a prestar atención verdadera a las personas con quienes convivimos, “a escuchar a tu marido, a tu mujer, a tus hijos que necesitan que les preguntes cómo están, a tus hermanos, también a tus padres, a todos los que tienes alrededor”.


Imprimir
te puede interesar
similares