×
hace 1 mes
[Arte]

¡Adiós desde el Imperio!

El autor de José Trigo y Palinuro de México falleció la mañana de ayer en Guadalajara

Imprimir
¡Adiós desde  el Imperio!
Saltillo, Coahuila.- “Yo no quería nacer y a veces todavía pienso que no quiero nacer”, este es un fragmento amargo pero divertido del discurso de aceptación del Premio Cervantes, que pronunció hace dos años el escritor mexicano Fernando del Paso, quien falleció la mañana de ayer a los 83 años.

La noticia se dio a conocer mediante un comunicado de la Universidad de Guadalajara que se publicó en las redes sociales de la institución, sin hacer mención de la causa del deceso del autor de Noticias del Imperio.

Considerado uno de los escritores más originales de la literatura mexicana por su cercanía a autores como el irlandés James Joyce, Del Paso nació en 1935 en la Ciudad de México. Desde pequeño mostró inclinación por el dibujo y la literatura, de las cuales haría su forma de vida más a futuro.

En el mismo discurso del Premio Cervantes, el escritor definió su acercamiento con los libros como una relación espontánea pero cercana, principalmente con las historietas que se publicaban cada domingo en los diarios de la ciudad.

“Pancho y Ramona, el Príncipe Valiente, Lorenzo y Pepita, Tarzán y Mandrake, fueron mis primeros personajes favoritos, y yo no podía esperar a que mi padre despertara para que me leyera las historietas dominicales”, recordó aquel 23 de abril de 2016 frente al rey de España.

Vida y literatura

En su juventud Del Paso, como si fuera un Chéjov mexicano, coqueteó con la carrera de Medicina, la cual abandonó porque no soportaba ver sangre y vísceras. Después lo hizo con la economía, hasta que, gracias a un seminario de Literatura se decidió a escribir tanto publicidad como periodismo. Fruto de estas primeras andanzas fueron los poemas Sonetos de lo Diario, publicados en 1958 por Juan José Arreola en su colección Libros del Unicornio.

Es hasta 1966 cuando se publicó José Trigo, su novela debut: un obra que juega con el lenguaje y la mitología, con el sueño y la realidad que se funden en el universo de los campamentos de trabajadores del ferrocarril de Nonalco-Tlatelolco, debido a la huelga de 1959. La obra, a su vez, tiene reminiscencias de la Guerra Cristera.

José Trigo se volvió un experimento formal que cosechó un éxito enorme, pues fue la novela ganadora del Premio Xavier Villaurrutia, apoyada por Juan José Arreola, Juan Rulfo y Álvaro Mutis, pero también le valió una crítica dura, asociada principalmente a su dificultad de lectura.

Durante su discurso de Cervantes, Del Paso recordaría con cariño y humor su primera pedrada al mundo de la literatura pues José Trigo nació como “un libro reflejo de mi obsesión por el lenguaje, mi fascinación por la mitología náhuatl y que obedecía a tantos otros propósitos, que lo transformaron casi en un despropósito. Pero ahí está, tan campante, a sus 50 años de edad: fue publicado en 1966”.

Becado tres años después por la Fundación Ford, Del Paso viajó a Iowa, en Estados Unidos, para pertenecer al reconocido International Writing Program, donde permaneció hasta inicios de la década de los 70. Más tarde solicitó la Beca Guggenheim con la que viajaría a Londres, donde permanecería 14 años y daría a luz a su segunda novela: Palinuro de México, publicada en 1977 y ganadora del Premio Rómulo Gallegos en 1982.

Esta obra, en palabras de Del Paso, es “una especie de autobiografía inventada, una recreación literaria de mi vida como niño y adolescente, conjugada en varios tiempos verbales: lo que fui, lo que yo creí que era, lo que no fui, lo que hubiera sido, lo que sería”.

Diez años después de Palinuro de México, Fernando del Paso publicó su obra más exitosa, tanto para el público como para la crítica: Noticias del Imperio. Esta novela histórica relata la vida de los emperadores Maximiliano y Carlota, durante el Segundo Imperio Mexicano.

Novela vasta y total en el ahondamiento histórico de los hechos, recibió el Premio Mazatlán de Literatura en 1987.

Después de estas inmensas obras literarias que renovaron el paisaje novelístico de America Latina, Del Paso se dedicó a la diplomacia, ejerciendo como cónsul general de México en París.

El escritor también recibió el Premio Nacional de Lingüística y Literatura en 1991, el Premio FIL de Literatura en 2007. Además fue miembro de la Academia Mexicana de la Lengua y en 2014 se condecoró con el Premio Internacional Alfonso Reyes.

Noticias desde el internet

Fernando del Paso ejerció una clara influencia sobre las nuevas letras mexicanas al reinventar el uso del lenguaje y el espacio y tiempo del relato. Renovaciones que no han dejado de impactar en autores nacionales, quienes desde sus redes sociales dedicaron sentidos pésames por la partida del escritor y sus trajes de colores vibrantes.

Emiliano Monge escribió: “Fernando del Paso hirvió, destiló y condensó nuestro barroquismo, hasta volverlo traslúcido. Como piedra de papel. Y de esa operación, de esa celosía, somos hijos todos los escritores de mi generación. ¡Que vaya a donde soñó!”.

“Ha muerto Don Fernando del Paso, genio absoluto. Lo recordaremos así, estridente y brillante. Mis personajes de Te vendo un perro, fanáticos del Palinuro de México, mueren un poco también con él. A sus pies, maestro”, tuiteó por su parte Juan Pablo Villalobos.

Mientras que el escritor tapatío Antonio Ortuño mencionó en su Facebook: “Murió Fernando del Paso, me dicen. Un dandi, un escritor deslumbrante, un crack”.


Imprimir
te puede interesar
[Del Río]
hace cerca de 14 horas
[Deportes]
hace cerca de 14 horas
[Coahuila]
hace cerca de 14 horas
[Local]
hace cerca de 14 horas
[Estados]
hace cerca de 24 horas
similares