×
hace cerca de 2 meses
[Internacional]

Asfixió a su hija para ‘evitarle sufrimientos’

Al parecer, la abuela materna se suicidó en el Ebro al no poder impedir el parricidio

Imprimir
Asfixió a su hija para ‘evitarle sufrimientos’
Escuchar Nota


España.- La tragedia de la habitación 404 del hotel Los Bracos de Logroño, donde a las 9.30 de la mañana del lunes fue encontrado el cadáver de una niña de cinco años, de nombre Carolina, cuando se evitaba el suicidio de su madre, vivió ayer otro duro episodio con la localización, en aguas del Ebro, del cuerpo sin vida de la abuela materna de la criatura. La Policía había desplegado un dispositivo para localizarla ya que el domingo se inscribió junto a su hija y su nieta en el establecimiento hotelero, aunque a la caída de la tarde lo abandonó, informa "La Rioja".

Los investigadores creen que esta mujer se quitó la vida al no poder evitar la muerte de su nieta, presumiblemente a manos de la madre aunque la autopsia no ha aportado, de momento, resultados definitivos. Se desconoce qué hizo la abuela desde que salió del hotel y si cuando se arrojó al río ya sabía si Carolina había muerto.

Aún en el hospital

Los forenses han enviado muestras del cuerpo de la niña al Instituto de Toxicología, que serán determinantes para conocer las causas de la muerte. No se han encontrado datos definitivos sobre que pereciera por sofocación, y no se descarta que la madre le suministrara una dosis mortal de medicamentos. Incluso cabe una combinación de ambas.

La madre, Adriana Ugueta, que se hizo algunos cortes en el brazo, permanece por el momento detenida en el hospital y se desconoce por ahora cuándo pasará a disposición judicial. La mujer, de origen canario y profesora, estaba en tratamiento psiquiátrico desde 2018. En la carta en la que anunciaba su suicidio también afirmaba que quería evitar a su hija los sufrimientos derivados de la mala relación que tenía con su exmarido -la mujer lleva en Haro unos 15 años-, idea que pudo desencadenar la tragedia.

Tras el divorcio con su pareja tuvo en un principio la custodia de la pequeña, pero posteriormente su exmarido la reclamó y el juez le dio la razón, cuando la niña tenía 3 años.

No obstante, el régimen de visitas acordado era muy amplio, con fines de semanas alternos y tres tardes a la semana. Como se ha señalado, el padre la había denunciado cuatro veces por incumplimiento, la última el domingo por la tarde cuando Carlota tenía que haber vuelto a su casa de Haro.

Los padres de la niña eran muy conocidos en esa población, ya que el progenitor también es profesor de un colegio de la localidad, en la que la conmoción es total y cuyo Ayuntamiento ha declarado tres días de luto.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}