×
hace cerca de 2 meses
[Piedras Negras]

Bendice el Papa Francisco a la ciudad y al mundo

Otorgó la indulgencia plenaria.

Imprimir
Bendice el Papa Francisco a la ciudad y al mundo
El Papa Francisco dio la bendición Urbi et Orbi.
Escuchar Nota


Piedras Negras, Coah.- El Papa Francisco dio ayer la bendición Urbi et Orbi (A la Ciudad y al Mundo) con el Santísimo Sacramento desde la plaza de San Pedro, otorgó la indulgencia plenaria e invitó a los creyentes a llamar a Jesús a la barca de sus vidas porque con él no se naufraga.

La bendición que dio el Papa Francisco es extraordinaria ya que normalmente solo se hace en navidad y pascua y en esta ocasión para pedir por la salvación de los enfermos, para que termine la pandemia y por el eterno descanso de quienes han fallecido y fue trasmitida por la página oficial Diócesis de Piedras Negras y varios sacerdotes, seminaristas y miembros de grupos parroquiales la compartieron a fin de que más gente pudiera escuchar el mensaje el Vicario de Cristo.

En una parte de su mensaje, el Papa Francisco recordó a los creyentes: “Tenemos un ancla; en su cruz hemos sido salvados. Tenemos un timón; en su cruz hemos sido rescatados. Tenemos una esperanza; en su cruz hemos sido sanados y abrazados para que nadie ni nada nos separe de su amor redentor”.

Previo a la bendición Urbi et Orbi, el Papa Francisco ofició la misa matutina en la Casa de Santa Marta y reconoció que a pesar de la dramática situación provocada por el coronavirus Covid-19, hay mucha gente que se está preocupando por los demás, por lo que invitó a agradecer al Señor porque suscita estos sentimientos en los corazones de sus fieles.

“En estos días han llegado noticias de cómo mucha gente comienza a preocuparse por los demás, en modo más general, y piensan en las familias que no tienen lo suficiente para vivir, los ancianos solos, los enfermos en los hospitales y rezan y tratan de hacer llegar alguna ayuda. Esta es una buena señal. Agradezcamos al Señor porque suscita estos sentimientos en los corazones de sus fieles”, dijo el Papa Francisco.

En la homilía, el Sumo Pontífice dijo: “Es el diablo quien hace la obstinación. Siempre, detrás de cada obstinación, se encuentra el demonio, para destruir la obra de Dios. Pensemos cómo el demonio no se ha obstinado solamente con Jesús, sino también en las persecuciones de los cristianos. Cómo ha buscado los medios más sofisticados para conducirlos a la apostasía, a alejarse de Dios.

Esto es, como nosotros decimos en el lenguaje cotidiano: ‘esto es diabólico’. Sí. De inteligencia diabólica. Pidamos al Señor la gracia de luchar contra el mal espíritu, de discutir cuando debemos discutir, pero delante al espíritu de la obstinación, tener la valentía de callar, y dejar que los otros hablen. Lo mismo delante a esta pequeña obstinación cotidiana de las habladurías, dejarles hablar, en silencio delante a Dios”, concluyó.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}