×
hace 4 años
[Seguridad]

Cafre deja dolor y luto en familia saltillense

El presunto homicida Raúl Alejandro Sierra viajaba en un vehículo Malibu.

Imprimir
Saltillo, Coah.- Cuando se dirigían al hospital para atender a su hijo enfermo, una mujer y su sobrina fallecieron, luego de que el taxi en el que se desplazaban fue impactado por un auto que omitió un señalamiento de alto.

El accidente ocurrió antes de las 10:00 horas en el cruce de V. Carranza y calle Canadá.

El presunto homicida Raúl Alejandro Sierra viajaba en un vehículo Malibu. Llevaba a su novia a la empresa donde trabaja y aceleró su auto para librar la luz amarilla del semáforo, pero la luz roja lo alcanzó sin que pudiera detenerse.

El carro se impactó contra el taxi en el que viajaban las dos mujeres que perecieron.

Vidas silenciadas de golpe

Dos vidas fueron arrancadas a gran velocidad. La omisión de la luz en rojo del semáforo era emisaria de la muerte.

Una familia sufre en carne propia el desgarrador sentir del dolor. Cinco de sus miembros viajaban un taxi, cuando éste fue impactado por otro vehículo, en el que el acelerador se convirtió en verdugo.

Una madre de familia dejó a sus tres hijos en la orfandad, mientras qua la vida de su sobrina quedó tendida sobre la calle tras el fuerte impacto.

Horas marcadas

Apenas salía el sol cuando los Córdova dejaron su casa, en la colonia Centenario, para dirigirse al Hospital del Niño, donde visitarían al infante que días antes había dado a luz Ivette de Jesús Córdova Hernández, pero estaba internado porque presentaba algunos problemas físicos.

La mujer, de 25 años, subió al Nissan Tsuru junto a Dulce Montserrat, la sobrina que a sus 14 años se sentía emocionada por ver al primito que soñaba con algún día llevar a casa.

Francisco Javier Córdova, padre de Ivette, arrancó la marcha de su automóvil del servicio público, sobre el que la muerte ya se cernía.

Su nieta en el camino al hospital recordó el tigre de peluche que guardó en la cajuela, para regalar al bebé que estaban por ver.

Instantes después, el coche avanzó sobre el bulevar Venustiano Carranza, y en el cruce con calle Canadá, a la altura de la colonia Villa Olímpica se detuvo, en espera de que el semáforo le diera autorización para avanzar.

El verde apareció y Francisco giró el volante para dar la vuelta en “u”, para encaminarse al Hospital del Niño. De pronto, un Malibú color rojo, de reciente modelo, los sorprendió tras ignorar la luz para deterse.

Un impacto brutal recibió el taxi. Nada pudo hacer Francisco para esquivar el coche que llegaba como un proyectil.

Imagen desoladora

Raúl Sierra tenía el pie sobre el acelerador y nada hizo para frenar donde correspondía, su intención era dirigirse lo antes posible a Ramos Arizpe. El golpe cimbró su coche, mientras que su novia Nohemí rebotaba en el interior.

En fracción de segundos, la imagen rutinaria del bulevar se convirtió en desgarradora. El taxi dio varias vueltas y Dulce Montserrat salió proyectada hacia el pavimento, el golpe la mató al instante.

Ante la escena, testigos notificaron al Servicio Estatal de Emergencias. En cuestión de minutos el crucero fue copado por rescatistas y oficiales.

Las voces de alarma y de rápida atención inundaron la escena. Francisco, chofer del taxi, fue extraído del interior y abordado a una ambulancia, para trasladarlo de urgencia a un hospital cercano.

Ivette también fue liberada de entre los fierrros. Su condición era crítica y sólo era cuestión de tiempo para que los médicos anunciaran su deceso.

En el lugar, el cuerpo de Dulce yacía tendido sobre el estacionamiento de una tienda de electrónica, cubierto con la manta blanca que anunciaba su triste final, en espera de los peritos para tomar fe de lo sucedido.

A resguardo

Por su parte, Nohemí lloraba sin parar tras ver el resultado de lo sucedido. Su pareja y presunto responsable de doble homicidio culposo, Raúl, ya tenía un sitio en una patrulla de la Policía Municipal.

Durante la noche, los deudos de Ivette y Dulce Montserrat concentraron sus oraciones al exterior de la capilla e donde les ofrendaron el preludio del último adiós.

‘Quedamos sorprendidos’ / Daniel Revilla

Elementos de Protección Civil que acudieron al reporte del trágico accidente, describieron cómo transcurrieron los momentos de su intervención.

El director de Protección Civil Municipal, Miguel Beltrán, narró que en su experiencia personal ha sido uno de los más trágicos, debido a la magnitud del accidente y la tristeza que aborda a una sola familia.

“Cada servicio es impactante para nosotros, y de nosotros depende la vida tanto de los involucrados, como de los espectadores que se acercan para observar el siniestro, sin tener conciencia de los riesgos que conlleva”, comentó Miguel Beltrán.

Alrededor de las 10:00 horas se recibió el reporte al Sistema Estatal de Emergencias, alertando a todas las corporaciones de rescate, sobre el aparatoso choque que mantenía a personas atrapadas en el interior de un taxi.

“Una vez que llegamos al lugar, luego de lidiar con el tráfico de la hora pico, descendimos de las unidades para rescatar a los lesionados.

"Quedamos sorprendidos al ver la trágica escena al interior del vehículo."


Imprimir
te puede interesar
similares