×
hace 1 mes
[Estados]

Cande y Pepo ingresaron juntos al hospital al contagiarse de Covid-19, pero solo salió ella

Prometieron permanecer 'siempre juntos y de la mano' en la salud como en la enfermedad

Imprimir
Cande y Pepo ingresaron juntos al hospital al contagiarse de Covid-19, pero solo salió ella
Foto: Especial | Archivo
Escuchar Nota


Guanajuato.- Cande y Pepo prometieron permanecer “siempre juntos y de la mano” en la salud como en la enfermedad. Una promesa que iban a ratificar en su 60 aniversario de bodas, como contaron a todos los médicos y enfermeras que los atendieron por haber dado positivo a Covid-19, publica Milenio.

En el Hospital Estatal Móvil covid-19, de Guanajuato, se internó primero Cande, por presentar síntomas de neumonía atípica.

“Estaba muy triste y desanimada, solo nos decía que extrañaba mucho a su Pepo", relató Isabel Carmona, personal de salud en #YosoyMédico17.


Cande se sentía sola y estaba muy deprimida, hasta que se enteró que su amado Pepo también ingresó días después a la misma unidad médica, solo que ubicado en el área designada a varones.

“Llegó un paciente de 80 años con neumonía atípica y muchas otras enfermedades agregadas. Al estar en su cama, lo notamos ansioso, observaba todo a su alrededor, nos preguntaba dónde se encontraban las mujeres que llegaban enfermas”.


En realidad, Pepo buscaba a Cande, y con la complicidad de todo el personal lograron verse, continuar con la promesa de estar juntos hasta en la enfermedad.

“Se reunieron aquí y aunque estaban separados porque los hombres se encuentran en una área asignada y las mujeres en otra, todas las mañanas se visitaban”.


Por la mañana Cande solicitaba a su enfermero que le arrimara una silla de ruedas y la llevara a visitar a su “querido esposo”.

Por las noches, ambos, ganaban aire y como podían se daban a gritos las "buenas noches". Su voz se potenció y llegaba al destinatario hasta el otro lado del hospital, con la ayuda de los médicos, camilleros y personal de enfermería.

Si bien estaban enfermos, la pareja lucía feliz. Incluso, invitaron a todos a celebrar su próximo 60 aniversario, que se cumpliría en febrero del 2021.

Cande fue dada de alta este miércoles. “Pepo estaba más delicado, tenía que permanecer aquí más tiempo“.

Pepo se comprometió a colaborar en todo para reponerse. No quería dejar sola a Cande.

“Nos decía que él estaba bien, que ya estaba curado, que nada le dolía, que lo dejáramos irse junto con su esposa.

“Cada que yo le tomaba una radiografía me decía que la ´pintara´ para que todo se viera bien y lo dejaran salir”, relató uno de los que se involucró en esta historia de amor.


Ayer, Cande fue por la mañana a visitar a su esposo y le dijo que se pusiera bien para reencontrarse en casa y festejar su boda.

“Pepo estaba callado y le dijo a Cande: yo sé que te vas mañana y yo me voy a ir contigo, dijimos que de la mano siempre por este camino que llamamos vida”.


Se despidieron y se fueron a dormir. Este miércoles Pepo ya no despertó.

Cande estaba muy ansiosa, quería estar con su esposo. No se lo permitieron por razones de seguridad.

“Dice que Pepo la fue a ver en la mañana, pero él falleció durante la madrugada”, relató uno de los trabajadores del hospital.


En efecto, Cande fue dada de alta y con ella también, aunque en un sueño profundo, su querido esposo.

La historia de la pareja trascendió y se difundió por diversos medios. Llegó al grado de sensibilizar aún más a los médicos y enfermeras. “Nosotros también sentimos su partida”.

En el hospital han celebrado cumpleaños, jugado a las cartas y al ajedrez con uno que otro retador. “Los paramos a bailar, nos platican su vida y hacemos lazos que no deberíamos”, relató una enfermera.

Su temor es que este tipo de historias de fuertes lazos familiares se rompan por una pandemia, más aún porque “nuevamente los hospitales se están llenando”, detalló Isabel Carmona.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}