×
hace 1 mes
[Coahuila]

Celebran la fiesta del vino y la uva

Se mezclan tradiciones en el pueblo mágico

Imprimir
Celebran la fiesta del vino y la uva
Parras de la Fuente.- El sol de las 9 de la mañana ya estaba ardiente. La gente se apersonaba en la Plaza de Armas buscando un lugar con sombra aunque fuera por unos minutos porque luego habría que caminar tres kilómetros, había que seguir el desfile tradicional de las fiestas de la Vendimia.

Sobre la calle, las escaramuzas precedidas por la banda de guerra. Tras ellas se formaban los matlachines y al final cuatro calandrias. La fiesta estaba a punto de comenzar, sólo esperaban a su reina, eran las 9:57 de la mañana y estaba retrasada.

Entre la gente se murmuraba que era la única que faltaba para completar la fiesta en honor de Santa María de las Parras, Patrona de este pueblo mágico. Una fiesta donde se mezcla la charrería, la religión y el vino, este último el producto principal de la región vitivinícola más prominente del país.

Todos preparando su celular, es imperante documentar y transmitir el orgullo de ser parte de la fiesta del vino y la uva. Son las 10:00 de la mañana y la reina sigue sin aparecer. Ya está todo listo y sólo falta ella.

Cinco minutos más tarde aparece ella, ataviada con un vestido de manta decorado con detalles referentes al vino y la uva. Aborda su calandria acompañada de un joven de facciones estéticas representando al dios Baco.



Al son de los tambores

Arranca el desfile, tres contingentes de las casas de charrería más representativas de la región siguen a la banda de guerra que los precede. Elementos de la Policía Municipal iban cerrando las calles y bulevares principales para que pasara el contingente.

Entre habitantes del pueblo y turistas se apostaron en las orillas de la carretera para presenciar el paso de los hombres con pose de machos cabríos vestidos de charro y de las escaramuzas con sus vestidos que caían sobre el lomo de sus caballos, eran la primera parte del espectáculo.

Detrás, las calandrias se intercalaron con los grupos de danzantes matlachineros cuyos integrantes no cesaron de bailar al son de los tambores, no podían faltar los tradicionales viejos de la danza que hacían bromas a los asistentes a la fiesta más conocida de Parras de la Fuente, la Feria de la Uva.

En las calandrias niñas vendimiadoras repartían racimos de uvas a las personas que las veían pasar. La banda de la ciudad también desfiló entonando la Marcha de Zacatecas y otras canciones tradicionales.



El contingente recorrió más de tres kilómetros durante una hora y media de trayecto para llegar al panteón de los cipreses, donde culminó el desfile.

Faltando 30 minutos para las 12 del mediodía el sol ya quemaba. Era el momento de gloria para los vendedores de sombreros y paraguas que aprovecharon para vender casi todos los artículos para protegerse del sol.

La vendimia

La fiesta aún no acababa. A las 12:00 horas la Casa Madero sería escenario del cierre de las festividades de la Vendimia en Parras de la Fuente, la bendición de la uva y la tradicional representación de la molienda o pisado de la uva.

Para ello se usó como escenario el atrio de la iglesia ornamentado con vides y en medio una barrica, al fondo varias sillas donde los directivos y personalidades de Parras de la Fuente presenciarían la representación de la molienda y la bendición de la cosecha.



A las 12:15 se escucharon los tambores y cornetas de la banda de guerra, era el anuncio de que comenzaría el acto más esperado de los festejos de la Feria de la Uva.

De nueva cuenta las escaramuzas y los matlachines, los charros y las calandrias, pero esta vez la reina de la uva y el dios Baco no iban en su calandria sino en una Parra arrastrada por dos bueyes como los máximos consortes de estas festividades.

Al llegar frente a la iglesia, reina y dios descendieron de la Parra y se encaminaron hacia el atrio. Ya los esperaban una pareja de hombres vendimiadores y dos hileras de niñas vendimiadoras con sus canastas.

Era el momento de la bendición de la uva, los asistentes se congregaron frente al escenario para escuchar la oración que el sacerdote hizo para bendecir la cosecha de la uva, materia prima principal de esta región de Coahuila.

Después de la bendición de la uva y la cosecha, las niñas comenzaron a llenar la barrica con racimos de uvas. La pareja de vendimiadores acompañó a su reina hasta la barrica y descalzos, los tres ingresaron a ella, era el momento estelar del evento, la molienda.



Gran atractivo turístico

Con más de 400 años de haberse instalado en el Valle de Parras la vitivinícola más reconocida a nivel latinoamérica, Casa Madero se une cada año a las festividades de Santa María de las Parras con este evento de la bendición de la uva, al ser la principal fuente de trabajo en el pueblo mágico.

Según el director de la Oficina de Convenciones y Visitantes de Parras de la Fuente, Miguel Echavarría, con esta festividad se recibe en Parras a más de 100 mil turistas nacionales y extranjeros que dejan una derrama económica de 70 millones de pesos con una ocupación hotelera del 100 por ciento.



Feria

La tradicional Feria de la Uva se celebra en Parras de la Fuente durante las dos primeras semanas de agosto de cada año. Es la temporada de la cosecha de la uva que servirá para la producción de uno de los vinos más reconocidos en el continente.




Imprimir
te puede interesar
similares