×
hace 2 meses
[FILC 2018]

Chernóbil no fue un accidente tan lejano

Iliana Olmedo narra la historia de una familia en una de las grandes tragedias

Imprimir
Chernóbil no fue un accidente tan lejano
Saltillo, Coahuila.- La memoria y las emociones humanas pueden ser tan volátiles como la radiación atómica, así lo muestra la escritora Iliana Olmedo en su novela Chernóbil (Siglo XXI Editores, 2018), obra en la que retoma el accidente nuclear en 1986 para narrar la tragedia.

La novela inicia con el suicido de Paula, hermana mayor de Daniela, protagonista y voz narradora, quien recurre a los textos que escribió durante años en un diario para conocer las razones que llevaron a Paula a finalizar su vida.

Para Olmedo, la novela nació “porque quería tratar el tema de la energía atómica en México y cómo ha cambiado a través del tiempo, además de cómo los países lejanos al accidente habían sido afectados por este, aunque fuera de manera tangencial; hecho que marcó a mi familia, pues mi padre trabajaba en distintos proyectos que fueron cancelados a partir del accidente del 86”, explicó a Zócalo.

Para Daniela, en el pasado se encuentran las respuestas que ayudarán a dilucidar lo que sucedió en su presente. En un escarbar y regresar en la memoria, es cómo el mundo de Daniela y su familia se refleja a través de los ojos de una mujer que ha visto el cambio que el tiempo ejerce sobre las estructuras familiares y de otros ámbitos.

“De lo que me di cuenta al escribir esta historia es que el personaje tenía que hacer una constricción a raíz de una memoria fragmentada porque así es cómo funciona la memoria; ninguno de nosotros recuerda hechos líneas, estamos siempre saltando de un recuerdo a otro y a otro, es por eso que nos ayudamos de herramientas. En el caso de la novela se utiliza un diario que desde la perspectiva del personaje asemeja a una nave que la lleva por estos saltos de tiempo.

“Aun así, aunque son diarios que se supone son asideros fieles de lo que pasó en algún momento, siempre se encuentra un matiz que el personaje le da, el escritor actúa conforme su punto de vista, estas partes inventadas o reconstruidas están hechas por parte de la memoria en el que el olvido invita a transformar esos recuerdos que creemos reales”, explicó Olmedo.

Cambios

El término de “familia nuclear” hace referencia al modelo estándar conformado por padres e hijos, pero que actualmente ha cambiado gracias movimientos sociales y políticos.

“Una de las cosas de las que me he dado cuenta, es que la familia es para quienes crecimos en los 80 y 90, era el modelo más común, ahora son el modelo menos común. En cierto sentido la utopía de la familia es algo que también se trata dentro de la novela, junto a otras como la del comunismo después de Chernóbil, y también con la caída del Muro de Berlín se vino abajo la idea de esta familia nuclear que consta de padre, madre e hijos.

“Ahora tenemos no sólo que construir el panorama político sino también la idea de lo que es vivir en pareja, la construcción de las relaciones y el amor”, sostiene la autora.

Para Olmedo era importante retratar estos cambios, tanto políticos, sociales, familiares y personales en su novela, la cual menciona que es un retrato de las épocas que desfilan por las memorias escritas de Daniela.


Imprimir
te puede interesar
similares