×
hace cerca de 2 meses
[Nacional]

Ciudad de México, 41 años de lucha por la diversidad

El maltrato a los jóvenes, a quienes arrestaban por su orientación sexual, desataron la violencia y se provocó la rebelión

Imprimir
Ciudad de México, 41 años de lucha por la diversidad
Foto: Especial
Ciudad de México.- Se realizaron protestas y ya sin miedo a ser arrestados, grupos de activistas tomaron las calles y se organizaron para promover los derechos LGBT. Por eso, al año siguiente, el 28 de junio 1970, se organizó la primera marcha del orgullo gay en EEUU.

Desde entonces se acostumbra que en junio se celebre la diversidad y el logro de derechos obtenidos a favor del colectivo de la diversidad sexual, aunque no siempre fue así.

En la primera Marcha del Orgullo en CDMX ni siquiera la gente que organizó el evento estuvo presente. Se congregaron en el monumento a los Niños Héroes en el Bosque de Chapultepec el 2 de octubre de 1978.




A diferencia de la actualidad, no marcharon por Paseo de la Reforma, sino por la calle paralela, Río Lerma, en la colonia Cuauhtémoc, debido a un escuadrón de policías.

La meta era llegar hasta el Hemiciclo a Juárez, en el Centro Histórico, pero las autoridades pidieron que cambiaran la ruta. Terminaron en el Monumento a la Revolución, más cerca del punto de partida.

De acuerdo con asistentes a la primera marcha, lo que encontraron en la calle fueron palabras con el objetivo de denigrarlos y burlarse de ellos por ser diferentes.

En esa época, al igual que en Nueva York, había redadas en lugares de reunión para perseguir a las personas solo por su orientación sexual.

Al año siguiente, sí comenzaron a marchar en la Avenida Paseo de la Reforma. Para el tercer año, se congregaron unas 150 personas y la policía quiso reprimirlos. Sin embargo, la gente que solo miraba se les sumó y terminaron siendo más de 1.000 personas.

Durante los años 80 las consignas eran a favor de los derechos y tratamientos dignos para las personas con VIH/Sida.

Año con año se han sumado contingentes, identidades de género, orientaciones sexuales y personas heterosexuales que apoyan el movimiento.

En 2018 ocurrió a gran escala lo que ocurre en la vida cotidiana. El colectivo de la diversidad sexual se congregó en el Ángel de la Independencia, pero ese día ganó la selección mexicana ante Corea del Sur, en el Mundial de Fútbol de 2018. Aunque algunos heterosexuales se mofaron de los homosexuales, la mayoría de contingentes celebraron a México y a la diversidad en el mismo lugar.

Para este año, el sábado 29 de junio se celebrará la Marcha del Orgullo número 41, bajo el lema "Orgullo 41: Ser es resistir", donde varias personalidades el medio artístico asistirán para el evento de cierre, como María León, La Prohibida y Jessy Bulbo.

México y el número 41

El cartel para la marcha número 41, está inspirado en el baile de los 41, como se conoce a la redada ocurrida en una casa de la colonia Tacabalera en noviembre de 1901 cuando la policía detuvo a 41 homosexuales, la mayoría de familias aristocráticas y algunos vestidos de mujer.

Al hecho mediático, el primero que involucraba a la comunidad gay, lo persigue el escándalo y las burlas sobre los asistentes de la fiesta. Nunca se despejó la duda de quiénes habían caído en aquella redada, pero El Popular, una publicación de la época, anotaba que "todos son pollos gordos, algunos riquillos que la portan; criados en paños azules".

Una incógnita que sobrevive hasta la fecha señala que uno de los detenidos era Ignacio de la Torre, el yerno del presidente Porfirio Díaz.

En una crónica sobre este episodio publicada en la revista Letras Libres, el escritor mexicano Carlos Monsiváis relató que, aun cuando los reportes de la prensa insistían en que los detenidos eran 42, al paso de los días la cifra se ajustó a 41, pues por órdenes de Díaz se eliminó a De la Torre de la historia del evento.

El 41 se relacionó de inmediato con los homosexuales. En la Revolución Mexicana, no hubo Batallón, Regimiento o División con el número 41.

Quién iba querer cargar con el estigma, luego de conocer el castigo a que fueron sometidos los 41, quienes al día siguiente de la redada les impusieron un peculiar castigo: tuvieron que barrer las calles vestidos de mujer, como los habían encontrado. Algunos fueron enviados a una cárcel en Yucatán.

Con información de Infobae


Imprimir
te puede interesar
similares