×
hace 6 meses
[Saltillo]

Cuando el acoso marca desde la niñez

Mujeres alzan la voz y recuerdan...

Imprimir
Cuando el acoso marca desde la niñez
Saltillo, Coahuila.- “Mi primo hacía que lo masturbara cuando era niña. Él decía que era un juego. Mi abuelo metió su mano abajo de mi short y me tocó las nalgas. No le dije a mi mamá por miedo y vergüenza. Tenía 11 años cuando un miembro de la Iglesia a la que asistían mis padres me enseñaba a nadar. Mientras me sostenía metía sus manos debajo de mi traje de baño y tocaba mis genitales”.

“Me acuerdo que me prestó 10 pesos para el autobús y me senté a su lado. Metió su mano enyesada abajo de mi falda y me tocó la vagina. Me quedé muda. Bajó del autobús sin ni siquiera mirarme. Lloré porque había sido cobarde”.

Estas son algunas de las experiencias de acoso sexual hacia saltillenses compartidas en el pergamino #MiPrimerAcoso que diversas mujeres plasmaron sobre la primera vez en que alguna persona invadió su cuerpo, fueron vulneradas o intimidadas.

Donde además de citar algunas anécdotas de acoso callejero, predominaron las acusaciones hacia familiares directos, en condiciones que maquillaron las intenciones y dentro de sus propias casas, sin que ellas o sus padres hayan hecho algo al respecto.

Este pergamino colocado en Plaza de Armas en el marco de las actividades para conmemorar el Día Internacional de la Mujer colecciona memorias que muchas de las mujeres contaron por primera vez siendo escuchadas y comprendidas por el resto de las asistentes.

ESTRATEGIAS

Una vez compartidas las experiencias plantearon propuestas de cómo prevenir dichas acciones y su impunidad entre las que destacan: la educación sexual, autoexploración y el cuidado del cuerpo para las próximas generaciones, así como brindar la confianza para que las y los menores abusados puedan exponerlo sin miedo o vergüenza, mismas que se replicaron con las asistentes del evento y los padres de familia que se encontraban en la plaza.

Por su parte Martha Alicia Flores Prida, directora del Centro de Evaluación Psicosocial del Estado, reiteró la importancia de que desde pequeños se usen los nombres correctos de los genitales, “hay que explicarles abiertamente que nadie puede tocar su pene, sus testículos, su vulva o su vagina, ni tampoco sus nalgas o sus senos”, dijo Flores Prida.

Si un pequeño no sabe qué significa que otras personas trasgredan su cuerpo, explicó, si no sabe que nadie debe tocar sus partes íntimas y cuáles son, o que hacerlo es causarle daño aunque sea a través de un juego, el pequeño va a permitirlo.

Siendo la educación sexual que reciban en casa la principal estrategia para combatir el índice de agresiones sexuales contra menores de edad, afirmó, dado que en pocas ocasiones se procede legalmente.


Imprimir
te puede interesar
similares