×
hace 3 meses
[Arte]

Una Cuba sin Fidel

Julio Patán explora, en su reciente libro, la vida de la isla después de la muerte del líder revolucionario

Imprimir
Una Cuba sin Fidel
Escritor, Julio Patán.
Saltillo, Coahuila.- “A pesar de todo, hasta en esos monumentos no tan bien remendados y esas calles en ruinas (...) en medio de la pobreza bien real, del socialismo real, La Habana conserva su magia. Su misterio”, dice uno de los pasajes que Julio Patán escribió en su reciente libro Cuba Sin Fidel (Planeta, 2018).

Escrito después de pasar unos días en La Habana, la crónica habla sobre la historia personal que mantiene el autor con el país caribeño, pero también ofrece un repaso por la historia de los próceres que la formaron y desfilaron por su vida política. A la vez, presenta una mirada externa y encontrada con la vida actual y pasada de Cuba, el país que fue liberado de una dictadura para terminar en otra tiranía con la vacía esperanza de un cambio.

“Nací en dos familias que fueron rigurosamente pertenecientes a la izquierda. Mis padres llegaron exiliados de la Guerra Civil Española, así que crecimos con la idea de que Cuba era una posibilidad positiva para un futuro de la humanidad.

“En aquel entonces se veía a Cuba como una forma alternativa lejana al estalinismo, pero que se reveló como algo falso, aunque sí más hipster por decirlo de alguna manera con su forma de gobierno más guapachosa y más alegre, lejana a la jerarquía soviética. Este mito perdura aún entre mucha gente”, comentó Patán en entrevista con Zócalo.

Después de suceder a su hermano en el poder en 2008, Raúl Castro está a punto de pasar el cargo el próximo miércoles, en la Sesión Constitutiva de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

MITOS Y CIMIENTOS

La Habana vieja, un espacio cuya arquitectura opaca y añejo esplendor no esconde la pobreza que se vive a sus afueras, es otro de los aspectos que retrata Patán.

“Tengo una relación muy cercana con Cuba, conozco mucho de su literatura e historia. Tengo grandes amigos cubanos que me han enseñado muchas cosas, entre ellas la relación que tenemos en Latinoamérica con la fe en las utopías. De una u otra manera, puede entenderse en dos caminos: el de la extrema derecha y el de la extrema izquierda. En ese sentido, la figura de Fidel es el símbolo que ha motivado a la ideología de izquierda de todas partes, a mí me parece fascinante la capacidad de sobrevivencia de la utopía castrista que finalmente se revela como un desastre”, agregó.

La crónica de Patán rompe las ideas sobre el avance cultural y educativo de Cuba. Los días que el periodista pasó en un hotel, cuyo costo era elevado debido a la precariedad de la situación, hacen que el periodista recuerde la crisis del azúcar que vivió la isla.

“Puede decirse que el libro es la crónica de un fracaso, y ese fracaso alcanza los mitos sobre los que descansa Cuba en el imaginario de muchas personas, como el de la educación. Yo me pregunto qué clase de educación es esa en la que se te prohíbe el acceso a la literatura, al cine y en donde el internet y el inglés están vedados.

“Considero que la historia de Cuba es la crónica de un país condenada al fracaso por las manos de un tirano. Mi relación con la figura de Fidel es que lo veo, lo conozco y lo rechazo”, explicó.

A FUTURO

La información es clave en la historia de un país. A dos años de la muerte de Fidel Castro, su hermano Raúl está a punto de elegir un nuevo sucesor. En el presente, ¿qué puede esperarse para la joya del Caribe?

“El cambio en Cuba ha existido desde tiempo atrás, no es algo nuevo. Lo que sí es que al elegir un nuevo mandatario, lo más probable es que el nuevo gobierno sea más o menos aperturista en cuestiones de mercado, más cercano a China o Camboya. Será un régimen no democrático, derivado de una tiranía de izquierda radical que se mueven hacia el mercado libre e internacional. Aún así, la apertura de mercado está muy relacionada al respeto de los derechos humanos y el buen trato civil. En el escenario más optimista Cuba estaría abierta a este mercado”, comentó.

Andrés Manuel López Obrador, el candidato de Moren, es un admirador de la figura de Fidel, a quien ha calificado como un personaje a la altura de Nelson Mandela. Patán considera que si AMLO gana las próximas elecciones presidenciales no habrá precariedad nacional, pero es pesimista ante ese escenario.

“En el caso de México con López Obrador, creo que no terminaremos como Venezuela ni mucho menos. Si soy más pesimista en ese aspecto es porque López Obrador tiene muchas ideas contradictorias, que no pueden mantenerse. Aún así, no hay miras hacia la forma de gubernatura de Cuba o Venezuela, en México sí hay un contrapeso fuerte para él. Habrá un gobierno autoritario sí, pero no tiránico”, finalizó el periodista.

A Leer

Cuba sin Fidel / De Julio Patán
Planeta, 2018 / 153 páginas / 188 pesos


Imprimir
te puede interesar
[Espectáculos]
hace cerca de 2 horas
[Softbol]
hace 15 horas
[ITPN]
hace 15 horas
[Internacional]
hace 12 horas
similares