×
hace 1 mes
[Negocios]

Daimler engrosa la lista de fabricantes ‘castigados’ en EU por malas prácticas

El escándalo por los airbags de este fabricante japonés, suministrador de decenas de marcas, se conoció en 2013

Imprimir
Daimler engrosa la lista de fabricantes ‘castigados’ en EU por malas prácticas
Escuchar Nota


Estados Unidos.- Daimler AG, la propietaria de Mercedes Benz, se unió la semana pasa al club de las automotrices duramente castigadas en Estados Unidos. La suya, además, es la multa civil por vehículo más alta de la historia, 3.500 dólares. Y tendrá que reparar los 250.000 automóviles diésel que Mercedes vendió en Estados Unidos entre 2009 y 2016.

Como VW, la marca fue acusada de usar tecnología para pasar las pruebas de emisiones, aunque sus vehículos después no cumplieran las normativas. El acuerdo al que ha llegado para dar carpertazo al proceso le costará, entre sanciones y gastos, unos 2.200 millones de dólares (unos 1.900 millones de euros al cambio).

Es el último capítulo, pero no el único, de una larga lista de escándalos que han sacudido a la industria del automóvil en aquel país.

Los airbags de Takata que estallaban

El escándalo por los airbags de este fabricante japonés, suministrador de decenas de marcas, se conoció en 2013. Entonces se descubrió que las bolsas hinchables podían estallar en un accidente y sus piezas metálicas causar graves heridas o matar, como ocurrió en 24 ocasiones. Hasta 90 millones de coches en el mundo han sido revisados por este asunto, todavía latente y que llevó a la quiebra al fabricante en 2017. La empresa que se quedó con sus activos tuvo que hacer frente a una multa de 1.000 millones de dólares.

El software de Volkswagen

La suya sigue siendo la sanción más severa impuesta a un grupo automotriz en Estados Unidos: 2.800 millones de dólares en 2017 por haber introducido un software que falseaba los resultados de las pruebas de emisiones de sus coches diésel desde 2009 hasta 2015. El fraude afectó a más de 11 millones de vehículos en todo el mundo, aunque en ningún sitio le costó tan caro como allí: solo hubo unos 500.000 vehículos afectados, pero entre multas, compensaciones, recompra y arreglos de automóviles o programas medioambientales, la factura ascendió a casi 30.000 millones.

La aceleración descontrolada de Toyota

Eric Holder Jr, el fiscal general de Estados Unidos en 2014, calificó de «manifiesta desconsideración hacia la ley» la actuación de Toyota durante el capítulo más oscuro de su historia en EEUU. La marca se vio obligada a llamar a revisión más de 10 millones de vehículos -de su marca y de Lexus- afectados por una aceleración involuntaria que causó, entre 2002 y 2009, accidentes con casi 100 fallecidos. Aunque no en todos los casos se demostró un fallo del vehículo y la campaña contra la marca, en plena crisis local del automóvil en EEUU, fue brutal. Al final, además de las indemnizaciones a las víctimas y a los dueños de los coches por la depreciación sufrida, Toyota aceptó una multa de 1.200 millones de dólares. Los informes demostraron que había ocultado información sobre los fallos.

Arranque defectuoso en General Motors

El acuerdo de Toyota coincidió con la investigación a GM por un defecto en el encendido de algunos modelos que ocasionaba accidentes. El caso le estalló a su CEO, Marry Barra, apenas llegada al cargo. Colaborar con la NHTSA (la autoridad de Seguridad Vial en Estados Unidos) no impidió una multa ejemplar: 935 millones de dólares. El diseño defectuoso del bombín que aloja la llave de contacto hacía que ésta pudiera soltarse, apagando el motor y desconectando la dirección o los airbags. Un problema de fácil arreglo que se ocultó entre 2005 y 2014 y afectó a 2,6 millones de coches. Al final, se contabilizaron 124 muertes. A sus familias se les compensó con un millón de dólares, como mínimo.

Lo consumos ocultos de Hyundai y Kia

Las dos marcas coreanas fueron condenadas a pagar 350 millones en 2014 por vender coches que consumían más gasolina de lo que las firmas publicitaban. El acuerdo fue la mayor sanción de su tipo en su momento. «Esto enviará una importante señal a los fabricantes de que deben cumplir con la ley», dijo el fiscal Holder...

El cóctel mortal de Ford y Firestone

El diseño inadecuado del 4x4 Explorer (que tendía al vuelco) y la monta de unas ruedas defectuosas para las que se recomendaban presiones inadecuadas, desembocaron en accidentes que, según la NHTSA, causaron 275 muertes en la última década del siglo pasado. Ambas compañías tuvieron que enfrentarse a pagos millonarios y rompieron relaciones.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}