×
hace 1 año
[Ruta Libre]

De Pesquería a ‘Pescorea’; el nuevo pueblo de NL

Con el arribo masivo de coreanos en Pesquería, Nuevo León, el cambio cultural del municipio es ahora evidente

Imprimir
De Pesquería a ‘Pescorea’; el nuevo pueblo de NL
Fotos: Zócalo | Alejandro Rodríguez | Gerardo Ávila
Por: Luis Durón

Nuevo León.-
El cartel yace en lo alto de una bodega hecha con bloques de concreto y techo de lámina. Letras negras sobre fondo blanco resaltando la leyenda Cho Won; el resto son signos de la escritura coreana.

Dibujos de platos de sopa dan a entender que se trata de un restaurante, donde la especialidad es una sopa de pescado con nabos y un vegetal oriental que tiene propiedades para prevenir el cáncer.

Desde adentro, sentado en una de las 20 mesas con cuatro plazas, Mhan, el propietario del lugar, hace cuentas, revisa facturas, sin calculadora; escribe en una libreta una serie de símbolos desconocidos.

Mhan es un hombre coreano que viste un pantalón deportivo y playera. Lleva chancletas con calcetas, y al mismo tiempo que hace cuentas, supervisa que la comida esté lista. Son las 10 menos 5 de la mañana, pronto llegarán los clientes.

“Yo no español. María Luisa”, dice señalando a una mujer que revisa las viandas. Seis cazuelas de aluminio colocadas a lo largo de la barra de servicio. Platos extendidos, cubiertos, servilletas y platos soperos a un lado. Después la barra de postres y ensaladas.

María Luisa Gómez es la cocinera del restaurante coreano más grande de la región, ubicado sobre el libramiento Pesquería, el cual da servicio a los trabajadores de la planta KIA Motors.



Originaria de San Luis Potosí, aprendió el arte de la gastronomía coreana en su ciudad natal, ahí comenzó a trabajar para una familia de Seúl que emigró a México y construyó un restaurante de este estilo.

En 2015, sus jefes le dijeron que se mudarían a Pesquería, un pueblo ubicado en la parte central de Nuevo León. Ahí habría un complejo industrial de la automotriz KIA, lo que significó la llegada de miles de coreanos.

DEL LEJANO ORIENTE

El menú del restaurante es totalmente coreano, teniendo como especialidad una sopa de pescado, preparado a base de especias y vegetales propios del país oriental.

“Esto es una sopa de nabo, que son los pedacitos blancos –señala al plato–. Lleva pescado seco y un vegetal que para nosotros es como el frijol; es una raíz que comen mucho, tienen la creencia de que es muy bueno contra el cáncer”.

María Luisa ha tenido que aprender las costumbres de los coreanos en el tema de la alimentación. Tienen un horario estricto para comer, no toleran la impuntualidad y son fanáticos de la higiene.



Ella se levanta a las 4 de la madrugada. Vive cerca del restaurante, así que llega caminando. La cocina ya está lista, desde el día anterior dejó todo en orden para sólo dedicarse a preparar el almuerzo. Los comensales llegarán en dos horas, antes de comenzar su jornada en la KIA.

“Son muy estrictos en cuanto a limpieza, en cuanto a trabajo y preparación de la comida; en cuanto a horarios. Aquí si la comida puede estar a las 9 de la mañana está perfecto porque no les gusta andar a las carreras. Todo lo hacen premeditadamente y con tiempo”.

Pasado el almuerzo tendrá tres horas para preparar la comida. En Corea se acostumbra comer a las 11 de la mañana, ocupando dos horas para alimentarse, después pasarán cinco horas más de trabajo y acudirán al mismo restaurante para cenar.

Después de las 7 de la tarde ya no se come nada, es la hora en que María Luisa termina su jornada laboral. Limpia las mesas, lava los platos, desecha el resto de la comida que quedó y se va a su casa.

“Comen muy rápido. Tienen sus horarios de comida muy establecidos, son muy puntuales, (a las) 6:15 ya están desayunando; comen a las 11, a las 6 de la tarde es la cena. Ya no vuelven a comer”.

Los dos años que lleva trabajando en Cho Won, María Luisa se ha familiarizado con la cultura coreana, y a pesar de que no ha entendido a fondo el idioma, logra comunicarse con sus jefes a través de señas o con el poco español que ellos hablan.

También les ha tomado mucho cariño. La amabilidad es uno de los valores que más distingue a los coreanos, siempre saludan a cada persona con que se topan, aun sin conocerla, hacen lo posible por atender de la mejor manera a sus clientes.

Dentro de la gastronomía coreana destaca una salsa hecha con lechuga y repollo morado, sazonada con mayonesa y chile seco. Es el aderezo más picante que soportan los coreanos, dice María Luisa.

“Es una salsa llamada kimchi: lechuga fermentada con chile. Es picosa. Utilizan mucho el chile en polvo para hacer este tipo de comidas. Para ellos, si no comen esta salsa no hay sabor en la comida”.

María Luisa continúa con la comida. Mhan está afuera barriendo el estacionamiento. Cho Won estará vacío en media hora más y después llegarán los comensales. Entre 100 y 150 degustarán el menú coreano preparado por una mexicana.

DE PESQUERÍA A 'PESCOREA'

Los coreanos que atiende María Luisa son parte de lo que pareciera ser una colonización, en la que no ha sido necesaria una guerra para intimidar a los nativos de un pueblo.

La adopción de otras costumbres ha sido paulatina. Poco a poco la gente comenzó a entender otro idioma, a apropiarse de otros hábitos y, necesariamente, a cambiar su forma de vida.

Esto sucede a dos horas de Saltillo, y para conocerlo no hace falta tomar vuelos de más de 12 horas, basta con viajar a Monterrey y dirigirse al municipio Pesquería, un pueblo rural, cuyos habitantes tuvieron que aprender a relacionarse con la cultura coreana.

Tres años atrás ocurrió este choque cultural con una de las migraciones más grandes que han llegado al país. Miles de coreanos arribaron a Pesquería y a los municipios del área metropolitana de Monterrey, cambiando el estilo de vida de sus habitantes.

La construcción de la cuarta armadora más grande del mundo, la planta KIA Motors, detonó una explosión demográfica que ha llevado bastantes beneficios a un pueblo acostumbrado a vivir del campo, pero también ha expuesto las carencias en los temas de salud, educación e infraestructura, sin mencionar los servicios públicos.



El pueblo coreano se fue instalando en Pesquería, donde se construyó el complejo industrial de la planta KIA Motors. Ingenieros y arquitectos del país asiático arribaron a este pueblo y revolucionaron la forma de vida de sus habitantes.

Basta con recorrer la carretera Miguel Alemán rumbo a este poblado, para ver la intrusión de la cultura coreana en Nuevo León, misma que se ha expandido en toda la zona metropolitana de Monterrey.

Incluso, traspasó los límites estatales llegando a Saltillo, donde la comunidad asiática ha crecido hasta 30%, de acuerdo con las cifras del Instituto Nacional de Migración en Coahuila.

Sobre la carretera pasan de-sapercibidos algunos espectaculares escritos en coreano, se pierden en la vasta hilera de anuncios publicitarios paralelos a la vía.

La mayoría de los anuncios escritos en coreano dan cuenta de restaurantes, pero destacan aquellos hechos por constructoras afiliadas al Infonavit, que ofertan casas por medio de anuncios escritos en ese idioma oriental.



Cualquier persona que desconozca ese tipo de lenguaje podría confundir el coreano con el japonés o el chino mandarín; los signos son similares, aunque tienen una diferencia casi imperceptible.

Hay que observarlos detalladamente para entender que se trata de escritura coreana. Sus signos son menos estilizados que los utilizados en el mandarín o el japonés. La tipografía tiene curvaturas en las esquinas de los gráficos.

Mientras se recorre la carretera Miguel Alemán, para llegar al entronque con el libramiento Pesquería, se observan estos anuncios. Al entrar al pueblo no hay diferencia. Los negocios a un costado del libramiento son como cualquier otro, nada extraordinarios.

Pollos asados, muebles, ropa, fruterías, carnicerías, tiendas de productos lácteos, ninguno atractivo para el consumidor coreano. Una vez que termina la zona comercial, se ubica un fraccionamiento, el primero de muchos que se han construido en los últimos años.

El último tramo de 10 kilómetros es donde se percibe el cambio cultural, los anuncios ya no están en español, ni siquiera en inglés, el coreano es el idioma.

Al transitar por este libramiento, que deriva en la carretera hacia Los Ramones, se observan signos que se traducen en mensajes de bienvenida a los negocios instalados a un costado de la vía.

Restaurantes, bares, hoteles, negocios de venta de químicos, incluso vulcanizadoras, ofertan sus productos y servicios en coreano. Los anuncios panorámicos son desconocidos para los mexicanos, se entienden por los gráficos o las fotografías, pero no por el idioma.

También es común ver en las calles a decenas de personas originarias del país asiático, la mayoría conduciendo sus vehículos Kia. El nombre original de Pesquería se ha ido transformando y ahora el municipio es conocido popularmente como “Pescorea”.



Así se conoce coloquialmente a este municipio, ahora conformado por neoloneses y coreanos, todos conviviendo a diario y unos acostumbrándose a la cultura de los otros, descubriendo sus necesidades para capitalizar los servicios que requieren.

Surgieron nuevos fraccionamientos formados por una serie de condominios donde las casas son apartamentos de no más de 30 metros cuadrados, muy similares a los suburbios asiáticos, donde las ciudades crecen hacia arriba.

'EL VULCOREANO'

Otro cartel, también en coreano. Símbolos escritos sobre una madera roída en sus orillas que tiene como base un montón de piedras, con una flecha que apunta a una casucha en medio de un terreno baldío; al fondo, una mesa con herramienta y gatos hidráulicos.

Es el negocio de Gustavo López Salazar, conocido como “El Vulcoreano”, un mecánico que vio en la comunidad coreana un cliente potencial.



Sin tener nociones de lo que es el marketing, se le ocurrió pedir a un amigo suyo, originario de ese país, que le escribiera un mensaje de bienvenida sobre una tabla y algo que se refiriera al trabajo de reparar llantas, todo en coreano.

Así surgió ese cartel y con ello un crecimiento en el número de clientes, lo que le ganó el apodo de “Vulcoreano”, por su fama de mantener buenas relaciones con los trabajadores de la KIA.

“Si había carros era lógico que iban a necesitar una vulcanizadora en cualquier momento, por eso se me ocurrió este negocio. Antes me dedicaba a lo mismo; estaba allá más atrás, pero sólo atendía a los clientes de aquí porque no entendía a los coreanos”.



Poner el cartel fue una estrategia que le funcionó al “Vulcoreano” porque sus ventas se incrementaron 80 por ciento, para ello tuvo que entender la forma de trabajar de los propios coreanos y sus costumbres.

“Para que se den cuenta los coreanos que reparamos llantas aquí, le pedimos a un coreano que nos hiciera las letras para mandar hacer el letrero.

“Quieren el trabajo rápido y seguro. He tenido amigos coreanos, son muy amables, eso sí”.

Gustavo explica, mientras señala otros negocios, que la llegada de los coreanos a Pesquería trajo consigo un crecimiento, no sólo de las ventas, sino también de los servicios porque se crearon nuevas vialidades y fraccionamientos.

“El pueblo ha cambiado en muchos aspectos. Han arreglado las escuelas, las avenidas; nomás que cada vez es más peligroso porque circulan más carros y tráileres. Me imagino que allá (en Corea) circulan a mucha velocidad y vinieron a hacer que aquí, en Pesquería, manejáramos más rápido, vinieron a acelerar la forma de vida”.

El vulcanizador dice que tiene buenos amigos coreanos que lo enseñan a hablar como ellos, así mismo, él les enseña cosas sobre México; destaca su amabilidad y sus ganas de conocer nuestro país.

DE PUEBLO A CIUDAD

La llegada de KIA a Pesquería provocó una explosión demográfica sin precedentes en la región. Pasó de 20 mil habitantes, cuya ocupación principal era la agricultura y la ganadería, a más de 100 mil en tan sólo tres años, incluyendo una comunidad de coreanos.

Y aunque, por un lado, esto ha “revivido” al municipio, pues su actividad comercial se ha incrementado junto con las oportunidades de empleo, por el otro ha traído una serie de problemas para la Administración municipal, pues no se dan abasto para satisfacer la demanda de servicios, desde infraestructura vial hasta fraccionamientos o escuelas.



En 2015, el Alcalde de Pesquería, Miguel Ángel Lozano, expuso ante los medios de Nuevo León que la construcción de KIA provocó un colapso en las finanzas del Municipio debido a la condonaciones y convenios que hizo su antecesor con los directivos de la planta automotriz.

“Hemos sido rebasados por la demanda de servicios de equipamiento, y todavía no se pone en marcha. Realmente vamos a estar en una situación de crisis”, dijo el Edil en ese entonces, dos meses previos a la apertura de KIA.

La llegada de los coreanos trajo consigo nuevas exigencias en los servicios de salud, infraestructura, educación y seguridad, algo para lo que el municipio no estaba preparado.



“Nos llegó una carga de compromisos, pero no nos llegaron ingresos. No tuvimos un sólo peso de ingresos por parte de Kia y toda la semana nos demandan servicios: seguridad, recolección de basura, infraestructura; llegan familias, constructores. Al Municipio sólo fue carga y carga”.

La situación de crisis se fue revirtiendo en el Municipio tras la apertura de la empresa, en septiembre de 2016. El flujo de migrantes coreanos disminuyó, los negocios instalados en la región incrementaron sus ventas, la implementación de un plan municipal de desarrollo bien estructurado salvó del colapso financiero a Pesquería.

Faustino Venegas Yáñez, primer regidor de Pesquería, expuso que poco a poco se han ido recuperando las finanzas del Municipio. Los coreanos fueron pieza fundamental para ello.

“Hablando propiamente de los coreanos, pues es una gente que ha venido a aportar la inversión en Pesquería, gente que ha traído un derrame económico bastante bueno”.

Los habitantes de Pesquería aprovecharon el boom coreano y se especializaron en esta cultura para ofrecer servicios acordes con sus necesidades. Hubo una proliferación de restaurantes coreanos, servicios de mantenimiento de los automóviles, panaderías coreanas y hasta un supermercado coreano.

“Fueron miles de trabajadores que llegaron al municipio. Venían al diseño y la instalación de la planta, (lo que) provocó un derrame económico con la gente que tiene sus negocios en el pueblo. Ese flujo de gente aportó muchísimo a los negocios de Pesquería y sus alrededores”.

En la Presidencia Municipal se abrió un programa de capacitación sobre el idioma coreano. Con la construcción de nuevas vialidades se activó el comercio en la zona.



Por otra parte, también se impulsó el turismo, los fines de semana los habitantes de la zona metropolitana de Monterrey van a Pesquería para observar el cambio en el pueblo, ver los anuncios en coreano y conocer las instalaciones del complejo industrial de la KIA.

No sólo la comunidad coreana se ha establecido en Pesquería, también habitantes de otros estados de la República han emigrado a este pueblo para establecerse ahí y trabajar en la KIA.

“Pesquería sigue creciendo exponencialmente debido a mucha gente que nos está llegando de todas partes de la República y que viene a trabajar para sacar sus familias adelante, y KIA ha sido parte de esa oferta de trabajo”, señala Yáñez.

El mote de “Pescorea” provoca la indignación de sus habitantes, reclaman el nombre de su pueblo. Un pueblo que tiene su propia historia, sus propias costumbres, su propia esencia.

Los pesquerieños se rehúsan a adoptar una nueva cultura, sin embargo, el exponencial crecimiento del pueblo los obligó a dejar el orgullo de lado y atender a los extranjeros.

“El mote de ‘Pescorea no nos gusta. Somos Pesquería, Nuevo León, y es un pueblo que tiene una historia y una tradición bastante importante basada en la agricultura. Corea, pues es un país que ha venido a traer cosas buenas, pero Pesquería tiene su propia esencia en su pueblo. Nosotros, los que hemos nacido aquí, tenemos mucha querencia por el pueblo y mucho aprecio por la gente que vive en él. Pesquería sigue siendo Pesquería”, expresa el regidor Faustino.

Lo cierto es que Corea llegó para hacerse un lugar en Nuevo León, el cambio más radical fue en Pesquería, sin embargo, la influencia coreana ha alcanzado también a la metrópoli regiomontana.



En el Centro de Idiomas de la Universidad Autónoma de Nuevo León se imparten clases de coreano. Se establecieron convenios de intercambio de estudiantes entre Corea y el Gobierno de Nuevo León debido a la demanda de una planta laboral capacitada que requiere la KIA.

En Apodaca, San Pedro y Guadalupe existen comunidades pequeñas de coreanos, pero ninguna como los que viven en Pesquería, donde se construirá un centro comercial con panaderías y supermercados coreanos.

En el aeropuerto fue abierto un vuelo directo entre Seúl y Monterrey sin hacer escalas en la Ciudad de México. Cada semana se reporta la llegada de hasta mil coreanos, esos que vieron en México un país para progresar.






Imprimir
te puede interesar
[Nacional]
hace cerca de 16 horas
[Eagle Pass]
hace 4 horas
[Internacional]
hace cerca de 24 horas
[Coahuila]
hace 4 horas
similares