×
hace 4 semanas
[Saltillo]

Deben al menos tres vidas perros de Brisas

Salva valiente joven a su amigo de una muerte segura

Imprimir
Deben al menos tres vidas perros de Brisas
Saltillo, Coah.- El grupo de perros que resguardan una propiedad al norte de la colonia Brisas, en los límites con Ramos Arizpe, es acusado por causar al menos tres muertes el año pasado, y siguen representando un riesgo para quienes llegan a cruzarse en su camino.

Apenas el fin de semana atacaron de nuevo, y aunque esta vez el ataque no fue mortal, dos jóvenes estudiantes se encuentran hospitalizados.

La propiedad en la que viven estos perros se encuentra en el bulevar Vito Alessio Robles, a un costado de las vías del ferrocarril. El predio está abandonado, aunque los perros que viven ahí no parecen estar famélicos, por lo que se supone que hay quien se encarga de alimentarlos.

En marzo del año pasado fue localizado el cuerpo de un hombre devorado por los perros en ese lugar.

A principios de agosto pasado, se encontró el cuerpo de otro joven, de nombre Francisco Bernardo Nuncio, un grafitero que también fue atacado por los perros y murió desangrado.

La tercera víctima se registró al mes siguiente, a finales de septiembre, cuando otro hombre fue localizado muerto en esa propiedad, también con mordidas en todo el cuerpo que le provocaron la muerte.

Padres de familia de la escuela Hermiro Jiménez Aguirre manifestaron su preocupación por la presencia de estos perros, ya que la única barrera que hay entre los animales y los estudiantes de esta escuela es una malla ciclónica a la que los feroces perros se acercan con frecuencia.


Arriesgó la vida por su amigo

Edwin Gabriel Hernández Ibarra convalece de sus heridas en una habitación de la clínica La Concepción, a donde ingresó el sábado por la tarde luego de que una jauría de perros los atacaran a él y a su amigo Ángel Romeo Vargas en una bodega abandonada al sur de la colonia Brisas.

Edwin fue atacado mientras rescataba a Romeo de una decena de perros que cuidan el lugar. El sábado pasado, Edwin y su amiga Abi paseaban por la colonia Brisas cerca de las 5:00 de la tarde y se toparon con Romeo y un amigo de este, Carlos, quienes iban a ingresar a la propiedad abandonada.

“Nosotros fuimos a rodear y escuchamos que gritaban y ladraban los perros, y donde yo me cruzo y checo, lo estaban aporreando entre siete y ocho perros. Lo que yo hice fue agarrar piedras, darles en la cabeza a los perros, su amigo que venía con él lo dejó completamente solo, no sé a dónde se iría”, dijo Edwin.

“Literalmente me puse a temblar, pero como es mi amigo no lo iba a dejar solo, lo que hice fue agarrar piedras y asustar a los perros; él no tenía fuerzas para levantarse y lo tuve que cargar para sacarlo, los perros saliendo de la fábrica me agarran, y me empezaron a morder”, dijo el joven de 14 años, quien estudia en la Secundaria Técnica No. 96.

Edwin empezó a tirar golpes y patadas, y como pudo salió con su amigo y se libró de los perros, que sin embargo lograron herirlo en las piernas, el brazo derecho y el cuello, una lesión que pudo haber sido mortal.

“Me empezaron a morder la pierna y de ahí me tiraron y me empezaron a morder y el brazo también, por la adrenalina fue que empecé a dar vueltas y patadas y golpes, así fue como me libré de los perros.

“Me dijeron que estaba a un centímetro de la muerte, si la mordida hubiera sido más profunda me hubiera matado”, dijo el joven, quien será dado de alta este lunes.


Le destrozaron el brazo


Al ver la situación, Edwin no lo pensó dos veces para salvarle la vida a su amigo Romeo, a quien conoce desde hace aproximadamente un año y con quien entabló amistad en la parada de autobuses.

Romeo se encuentra delicado, pero estable, en el Hospital del Niño, donde convalece por diversas heridas, la más grave de ellas en uno de sus brazos, donde será necesaria una reconstrucción a través de cirugía plástica. También los animales le rasgaron el escroto, pero no tiene mayor daño.

La madre de Romeo, Edith Ivana Vargas Sánchez, está agradecida con Edwin, con quien ya se comunicó para agradecerle haberle salvado la vida a su hijo. Por ahora lo único que quiere es que su hijo se recupere, pues será sometido a varias cirugías y su permanencia en el Hospital del Niño se prolongará por lo menos un mes.




Imprimir
te puede interesar
similares