×
hace 2 meses
[Internacional]

Degolló a su madre adoptiva y se fue a la escuela

El otro hijo de la víctima, de 29 años y que ya hace tiempo que vive con su pareja

Imprimir
Degolló a su madre adoptiva y se fue a la escuela
España.- La joven, de 17 años, degolló a su madre en el piso familiar de Banyoles (Gerona). Y se fue. Le costó poco a los Mossos d’Esquadra dar con su paradero, pues en una nota manuscrita que dejó junto al cadáver de Carmen, además de reconocer implícitamente el crimen, la menor proporcionaba dos posibles paraderos donde decía que quería quitarse la vida. Una de estas dos ubicaciones era la segunda vivienda que la familia tenía en Castell-Platja d’Aro (Gerona). Allí encontraron los Mossos a la menor ayer por la mañana. Estaba sana y salva, según precisaron fuentes de la investigación. Fue detenida inmediatamente.

El otro hijo de la víctima, de 29 años y que ya hace tiempo que vive con su pareja, acudió el miércoles sobre las nueve de la noche a visitar a su madre. A los pies de la cama se encontró el cadáver, desnudo, con marcas de varias puñaladas y rodeado de un charco de sangre. Tenía 53 años. Desde un primer instante, y sobre todo por el manuscrito, los investigadores se volcaron en la búsqueda de la hija, una joven a la que el matrimonio había adoptado de pequeña tras nacer su primer hijo. Precisamente, el que encontró el cadáver. Según algunas fuentes, la menor podría padecer problemas psiquiátricos. No se barajaron otras hipótesis diferentes a la de que había sido ella quien degolló a su madre.

Los Mossos reconstruyeron la jornada de la menor el día del asesinato. Confirmaron que había ido al instituto pero, según las primeras hipótesis, habría degollado a su madre a primera hora de la mañana antes de salir de casa. Según los vecinos, esa misma mañana se oyó a madre e hija discutir, lo que, según dicen, era frecuente. El estado de coagulación de la sangre de la víctima también apunta que fue entonces cuando se cometió el crimen.

El asesinato de Carmen ha conmocionado a Banyoles, y el Ayuntamiento decretó dos días de luto, guardándose ayer cinco minutos de silencio en recuerdo de la víctima. Carmen era conocida por haber regentado hacía años, con el que era su marido, el albergue deportivo Sprint, frecuentado por deportistas de toda España que acudían a Banyoles a practicar remo en su famoso lago. La hija de Carmen, entonces una niña, pasaba muchas horas con sus padres en el albergue. Así lo explicaba a Efe una joven sevillana que fue miembro de la selección española de remo. Describe a la víctima como una mujer activa y con facilidad para el trato con adolescentes. Los jóvenes, que pasaban largas temporadas lejos de su tierra, Carmen y su marido conseguían que en el albergue se sintieran como en casa.



Imprimir
te puede interesar
similares