×
hace 2 meses
[Arte]

Del Librero de Allegra: Una historia embrujada

Los fantasmas no son tan invencibles como creen

Imprimir
Del Librero de Allegra: Una historia embrujada
Saltillo, Coah.- ¿Alguna vez han querido vivir en una casa encantada? Claro, da miedo, pero también hay muchas cosas chidas que puedes hacer con un fantasma.

Como se demuestra en el libro que les recomiendo esta semana, los fantasmas no son tan invencibles como creen.

El Fantasma de Canterville
Editorial:
Austral intrépida
Autor: Oscar Wilde

El fantasma de Canterville es una historia del escritor británico-irlandés Oscar Wilde. Este relato es uno de los más conocidos del autor, debido a que, además de ser uno de sus textos más leídos, ha sido adaptado en varias ocasiones al cine, el teatro, la radio y la televisión (por no mencionar el montón de parodias y memes que se han hecho de este libro).

La historia cuenta la vida de los Otis, una típica familia estadunidense que decide irse a Inglaterra, donde adquieren el castillo de Canterville, lugar al que se mudan a pesar de las advertencias dadas por el antiguo dueño, de que en este centenario edificio habita un fantasma. Al llegar a su nuevo hogar, los Otis presenciarán varios acontecimientos sobrenaturales, sin embargo sus reacciones serán muy poco comunes ante los hechos, más para el fantasmagórico habitante.

El estilo empleado por Wilde resulta cómico, pero terrorifico a la vez (un poco agridulce), y se vale de un lenguaje sencillo para señalar las costumbres de una sociedad consumista, cada vez más creciente durante ese tiempo (estamos hablando de finales del siglo 19).

El fantasma de Canterville es un relato bastante original, entretenido y ligero, por lo que es una lectura ideal para cualquier edad. Si aún no lo has leído, estoy segura de que te regalará un buen rato de placer (literario).

¿No me creen? Aquí les comprto un fragmento para que se animen a comprar este libro (ya inicia la Feria Internacional del Libro Coahuila, así que no hay pretextos):

“El fantasma se alzó bruscamente, lanzando un grito de furor salvaje, y se disipó en medio de ellos, como una niebla, apagando de paso la vela de Washington Otis y dejándolos a todos en la mayor oscuridad”. Oscar Wilde (Fragmento de El Fantasma de Canterville).





Imprimir
te puede interesar
similares