×
hace 1 mes
[Internacional]

Desatan abusos conmoción y enojo

Sacerdotes tuvieron la oportunidad de librar denuncias durante años

Imprimir
Desatan abusos conmoción y enojo
Filadelfia, Pensilvania.- El lanzamiento público el martes del abrumador informe del Gran Jurado que detalla décadas de abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes en seis diócesis de Pensilvania, desató un torrente de ira y actividad en todo el estado un día después.

El fiscal general Josh Shapiro, que dirigió la lucha legal prolongada para hacer público el informe que nombra 301 sacerdotes en calidad de autores conocidos o presuntos, dijo que la línea telefónica establecida para escuchar a las personas víctimas de abuso sexual por parte del clero estaba “en llamas” 24 horas después de que se hizo público .

“Nuestra línea directa para el abuso sexual del clero se ha iluminado desde la tarde de ayer”. Más de 150 llamadas/correos electrónicos y muchos sobrevivientes que ahora están saliendo a la superficie para contar sus historias y buscar justicia”, dijo en un tuit.

Para las víctimas, el informe seguramente es un “mecanismo desencadenante”, dijo Richard Serbin, un abogado de Altoona, que ha dedicado una carrera a demandar a la Iglesia católica por abuso.

“Algunos de mis clientes se sentirán agraviados de que esto haya ocurrido. Algunos de ellos quedarán traumatizados por eso. Algunos de ellos no podrán leer el informe porque es demasiado traumático”, dijo.

En las oficinas diocesanas de Pensilvania y entre el público católico, la conmoción y la ira marcaron el día.

En redes, cientos de usuarios pidieron al obispo de Allentown, Alfred Schlert, y a otros líderes de la Iglesia que renunciaran, incluyendo a Mary McGrath Vath, quien publicó: “No admitir ningún mal comportamiento de su parte en la protección de estos sacerdotes. Todos aquellos que supieron y fallaron en actuar necesitan renunciar “.

Detalles gráficos

El lenguaje es espeluznante, gráfico y, a menudo, agitado para el estómago, señalaron especialistas. A lo largo de 887 páginas, los relatos del Gran Jurado sobre sacerdotes católicos abusivos marchan como un desfile de horrores, uno tras otro.

Está el sacerdote de la Diócesis de Greensburg que, en la década de 1950, embarazó a una joven de 17 años, falsificó un certificado de matrimonio y luego se divorció meses después, pero se le permitió permanecer en el ministerio.

Hay un sacerdote en la Diócesis de Harrisburg en la década de 1980 que abusó de cinco hermanas en una sola familia, recogiendo muestras de su orina, su vello púbico y su sangre menstrual.

O el de monseñor Thomas Benestad, retirado, un expárroco de Notre Dame de Belén y San Francisco de Asís en Allentown, que supuestamente obligó a un chico a practicar sexo oral hace décadas, luego se lavó la boca con agua bendita para purificarlo.

‘Premio’ en Disney

También se señaló que los funcionarios de la Iglesia en la Diócesis de Allentown le dieron a un exsacerdote una referencia positiva para conseguir un trabajo en Disney World, a pesar de que fue denunciado por abuso sexual de un adolescente.

El excura Edward Ganster dejó el sacerdocio en 1990, se mudó al área de Orlando y se fue a trabajar a Disney World antes de morir en 2014.

El informe dice que Ganster trabajó en el parque temático durante 18 años. Condujo el tren en Magic Kingdom.

Ganster, que se convirtió en sacerdote en 1971, trabajaba en la iglesia de San José en Easton a fines de esa década, cuando una mujer se quejó ante un monseñor de que éste se había acostado con su hijo de 13 años, en un viaje nocturno. El niño también le dijo a su madre que “algo sucedió” en el confesionario. (Con información de The Morning Call)

Ajustes

» El informe señaló la astucia en el manejo del caso del reverendo Michael Lawrence, quien “a pesar de una confesión documentada de abuso sexual infantil” pudo retirarse en 2002, justo después de la innovadora investigación de Spotlight del Boston Globe, revelando abuso generalizado y el esfuerzo de la Iglesia para encubrirlo.


Imprimir
te puede interesar
similares