×
hace cerca de 10 meses
[Arte]

María Luque dibuja su propia casa

La ilustradora argentina obtuvo el primer Premio de Novela Gráfica-Ciudades Iberoamericanas.

Imprimir
María Luque dibuja su propia casa
Saltillo, Coah.- Una noche María Luque soñó que vivía en una casa transparente, sin paredes, puertas o ventanas. Incluso los sillones, la estufa y el gato tenían esta cualidad traslúcida. De pronto, apareció una amiga de la dibujante y le sugirió pintar la casa, también su contenido, para que las cosas fueran apareciendo.

Este sueño aparece reflejado en las primeras páginas de Casa Transparente (Sexto Piso, 2017), obra que le valió a la ilustradora argentina el primer Premio de Novela Gráfica-Ciudades Iberoamericanas, organizado por la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI) en colaboración con el Organismo Internacional de la Juventud para Iberoamérica (OIJ), la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), el Ayuntamiento de Madrid y la Editorial Sexto Piso.

“Me pareció muy lindo que mi inconsciente formara esa idea. Así fue como surgió el título del libro, porque además me pareció que representaba muy bien lo que yo había vivido en ese momento, cuando iba de casa en casa y sólo contaba con una valija muy pequeña, en la que llevaba todo lo que tenía conmigo”, comenta en entrevista con Zócalo.

La primera edición del certamen, que fue premiado en la pasada Feria Internacional del Libro de Guadalajara, convocó a 35 trabajos provenientes de 13 países diferentes. La obra de Luque fue elegida ganadora del primer lugar (6 mil euros y la publicación del libro) por un jurado integrado por Ricardo Siri “Liniers”, Paco Roca, Francisca Pacavira “Chiquinha”, Paola Gaviria “PowerPaola” y Santiago Tobón.

“El premio es muy importante para mí, porque significa que el libro finalmente existe, que mucha gente va a poder leerlo en diferentes países y eso me emociona mucho. Hace tiempo que dejé de cuidar casas, así que el premio me va a ayudar a tener mi propia casa, para cuidar a mi propio gato y plantas”, apunta con una sonrisa.



El certamen tiene como objetivo fomentar las expresiones culturales que giran en torno a las dinámicas de la ciudad, a cómo la ciudadanía vive y sueña la ciudad, cómo se proyecta en ella, cómo la percibe. Y Casa Transparente muestra el ir y venir de la autora por distintas urbes de Latinoamérica: Rosario, Bariloche, Buenos Aires, Cusco y México.

“Durante varios años trabajé cuidando las casas de mis amigos. Cuando ellos se iban de viaje me encargaba de cuidar a sus gatos, pasear a sus perros, regar sus plantas. Era como reemplazarlos en sus propios hogares, y también en sus ciudades. Es una novela autobiográfica que cuenta la historia de cuando cuidaba casas ajenas y al mismo tiempo estaba intentando descubrir en qué ciudad quería vivir.

“En este álbum aparecen las ciudades en las que he vivido, pero también es una ciudad imaginaria, que se va creando a partir de los sueños y de los dibujos. La protagonista es una viajera que vive en fabulaciones constantes”.

Originaria de Rosario, María dibuja desde pequeña, pero sentía que era muy difícil vivir de este oficio, por lo que se dedicó a ser cuidadora de casas. Sin embargo, de a poco se fue animando a armar sus primeros fanzines para contar historias con sus dibujos. Después surgió la oportunidad de publicar su primera novela gráfica, La Mano del Pintor, y de formar parte del equipo de la publicación feminista de Lena Dunham y Jeni Konner, los cerebros a cargo de la serie Girls.

“Mis propios proyectos son los que hago la mayor parte del tiempo, son proyectos que pienso como dibujos, pero estoy haciendo ilustración para otros e intento que salgan con la misma naturalidad que los dibujos que hago para mí”.

Muy personal

Ya sea con lápiz, acuarela, acrílico, crayola, María señala que su estilo no busca crear imágenes perfectas, al contrario, le gusta jugar con la falta de proporción, los contrastes, los colores intensos y las texturas.

“La forma en que perfilo el mundo es un poco medieval, no tiene respeto por la perspectiva ni por algunas leyes básicas del dibujo. Es como estar de regreso en la niñez, donde juegas con los colores y creas espacios y figuras que no son perfectos y que están medio raros y deformes”.



Imprimir
te puede interesar
similares