×
hace cerca de 2 meses
[Arte]

Dirección del INEHRM, dará voz a los silenciados

Felipe Ávila, conversó con Zócalo sobre las estrategias para difundir la historia nacional

Imprimir
Dirección del INEHRM, dará voz a los silenciados
Saltillo, Coah.- Después de una intensa polémica el historiador Pedro Salmerón dejó la dirección del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM), el pasado 21 de septiembre. Después su colega Felipe Ávila Espinosa, fue quien quedó al mando de la institución.

El historiador, quien visitó la capital coahuilense para presentar la edición facsímilar de El Constitucional la tarde del miércoles en el Centro Cultural Vito Alessio Robles (Cecuvar), conversó con Zócalo sobre la dirección que seguirán para la difusión histórica en el país.

Según explicó Ávila, el trabajo de su Administración abogará por dar voz a lo silenciados. Aquellos grupos que no han podido mostrar su versión de la historia ya que han sido opacados por los grandes próceres, figuras principales de la narrativa oficial.

“Las líneas que tenemos están hechas para darle continuidad al proyecto de promover la investigación, reflexión y difusión de la historia de México, poniendo énfasis en la historia de los grupos y sectores que no han tenido voz hasta ahora. Buscamos rescatar la historia de las mujeres, comunidades originarias, minorías étnicas, raciales, religiosas y sexuales. También la de los niños, los campesinos, trabajadores y grupos populares.

“Nos interesa que se conozca la historia desde abajo, en la voz de los verdaderos protagonistas de la gesta nacional mexicana. Además de eso buscaremos la descentralización de estos proyectos, que vayan a los estados y las instituciones gubernamentales y educativas”, explicó Ávila en entrevista.


Para todos
Esa necesidad por abordar la expansión de la materia histórica en el país es imperativa, apuntó Ávila, y se ha demostrado con diversos proyectos que el INEHRM ha realizado, como exposiciones y radionovelas que tratan los temas de las revoluciones que han acontecido en el país a lo largo de su existencia.

Algunas de las estrategias que se seguirán, según explicó el doctor en Historia por la Universidad Autónoma de México (UNAM), es la de utilizar los sitios públicos como un punto de encuentro para que las personas puedan acercarse a actividades enfocadas en la historia. En esas actividades, señaló también, que la afluencia presenta un obstáculo.

“El reto que debemos resolver es que las actividades sean atractivas e interesantes, que le gusten a la gente y que le agraden. Deben ser fáciles de entender, para mostrar lo que hacemos. Lo que tendremos que hacer es difundir bien la historia, eso a través de lenguajes accesibles, contenidos interesantes y formas novedosas de expresión, esto principalmente para las personas que no son especialistas en la historia como jóvenes, niños y adultos mayores. Queremos que la historia no solamente enseñe, sino que también divierta y entretenga, no debe de ser una actividad aburrida. Esto se logrará con contenidos rigurosos, sí, pero también lúdicos”.

Reforzar lazos
Para el también catedrático de la UNAM, el acercamiento con la historia es necesaria para conformar un pensamiento crítico al observar el pasado y, a partir de ahí, reflexionar sobre el presente. Viendo los pasos que han transcurrido desde los diversos puntos de vista que ofrecerán las percepciones de género, religiosas y de los pueblos originarios, ya que estos ofrecerán nuevos datos para abordar la actualidad.

“En la medida en que seamos capaces de contar esa historia que es poco conocida, esos sectores se verán reflejados, se sentirán parte de la historia de este país y podrán conocer y reconocer muchas experiencias. Por un lado el que estos sectores se vean como protagonistas de la historia de México, puede ser, también, una muestra de orgullo para esos sectores, porque se verán en movimiento. Eso, creo, hará que se vea reforzado su sentimiento de identidad con la nación mexicana, así como sus tradiciones, cultura, experiencia y conciencia histórica.

“Algo que le importa al instituto es la de reflejar esa inmensa riqueza cultural, étnica, religiosa y social que tiene este país. Somos una nación pluriétnica, pluricultar y plurireligiosa que debe tener una visión incluyente y respetuosa, pero también crítica, porque eso fortalece nuestros lazos”, concluyó el historiador, quien fue director adjunto del INEHRM desde el 2013.



Imprimir
te puede interesar
similares