×
hace 6 días
[Bienestar]

‘Disciplina amorosa’ contra niños ‘berrinchudos’

Para educarlo bastan dos palabras, el sí y el no, afirma especialista

Imprimir
‘Disciplina amorosa’ contra niños ‘berrinchudos’
Foto: Especial
Ciudad de México.- "Por favor levántate, la gente te está viendo, ya no llores. Bueno, ya me voy y ahí te vas a quedar. Hijito ya, levántate".

Estas, eran las súplicas de una madre de familia en la calle Peatonal Hidalgo luego de que su hijo de siete años, protagonizara un "berrinche" tirado en el suelo y llorando a todo pulmón.

La mujer, se mostraba apenada ante la conducta de su hijo quien a pesar del intenso calor, pataleaba y gritaba ante la mirada atónita de algunos transeúntes.

Una gran cantidad de personas detuvieron su marcha para invitar al menor a levantarse.

Nisiquiera la promesa de comprarle un dulce, juguete o darle dinero, funcionaron para que el menor dejara de hacer "berrinche".

Ante la recomendación de una persona, la madre de familia decidió seguir caminando y dejar al menor tirado en el suelo.

Esto no evitó que el niño dejara de llorar y al contrario, lo alentó a levantarse y continuar su camino hacia la dirección opuesta donde se dirigía su madre.

La mujer tuvo que correr para alcanzarlo, tomarlo de la mano y literalmente llevárselo por la fuerza.


¿GOLPES O AMOR?


La "disciplina amorosa" puede ser una excelente herramienta para que los padres de familia eduquen a sus hijos.

Laura Carmona Castillo, psicóloga del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) destacó que los padres generalmente ejercen o disciplina, o amor, pero nunca una combinación de ambas.

"Es una disciplina constante, permanente y firme donde solamente para educar van a existir dos palabras, el sí y el no, sólo que los padres cuando dicen no, sienten que no están recompensando a su hijo como lo pide".

En ocasiones dijo, los padres cuestionan sus deficiencias como el poco tiempo que le dedican a sus hijos y esto los hace sentirse culpables por lo que entonces, se vuelven permisivos.

"No queremos sentir dolor por negarles algo, les decimos no, el niño insiste y le concedemos lo que quiere por lo que se enseñan a manipular, a hacer berrinches, a gritar, a llorar porque sabe que ese no, lo va a convertir en sí".

DESOBEDIENTES


Indicó que si un niño no sabe obedecer, sea común que para conseguir lo que quiere haga un "berrinche".

"Con el paso del tiempo por ejemplo, un niño de 12 años que hacía berrinche de pequeño, cambia su estrategia y ahora se sale de la casa con los amigos puede ser a jugar o también a hacer cosas que no son correctas como fumar, tomar o utilizar alguna droga".

Esto dijo, se ocasiona debido a que no hay una disciplina constante y firme en casa.

"Lo más importante es tratar de que el niño, en el caso de los pequeños, tomarlo en brazos, hablarle con amor pero de manera firme, no es lo mismo hablarle con malas palabras y hasta amenazante, esto provoca más berrinche".

Si esta conducta persiste dijo, se debe llevar al menor a un lugar fuera del público ya que de lo contrario, todos van a querer opinar.

"En el último de los casos, si ya hiciste todos estos pasos, se debe ignorar y como niño menor, tomarlo de la mano firmemente sin decir palabra alguna y disciplinarlo en casa, hablando con el o tomando una medida que le haga sentir al niño que no debe volver va tener esta conducta".

Esto dijo, sin llegar a los golpes.

"Me refiero a una medida que sea coherente a lo que hizo porque ahí es donde fallamos los padres, les damos un castigo que no tiene nada qué ver con lo que hizo el niño".



Imprimir
te puede interesar
similares