×
hace 5 meses
[Arte]

Disparos retrata la violencia

El documental de Elpida Nikou y Rodrigo Hernández reflexiona sobre el fotoperiodismo en México

Imprimir
Disparos retrata la violencia
Guadalajara, Jal.- Jair Cabrera nació y creció en Iztapalapa. No sólo eso, pasó la mayor parte de su vida en la colonia Ermita Zaragoza, una de las más peligrosas de la Ciudad de México. En esa zona, un joven promedio se dedica al narcomenudeo, al robo o se integra a una pandilla. Sin embargo, Jair vivía a unas cuadras del Faro de Oriente y eso cambió su destino.

“La historia de Jair simboliza la de muchos jóvenes del mundo que tratan de salir adelante a través de las imágenes”, sostiene Jesús Villaseca, quien desde hace 15 años imparte un taller de fotografía en la Fábrica de Artes y Oficios de Oriente, conocida popularmente como el Faro de Oriente.

El periodista gráfico de La Jornada es uno de los protagonistas del documental titulado Disparos, de los directores Elpida Nikou y Rodrigo Hernández. El largometraje se exhibe, dentro de la sección Iberoamérica en Competencia, en la edición 34 del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG).

La dupla de directores contactó hace casi un lustro a Villaseca, pues estaba interesada en hacer un corto sobre sus alumnos. Entonces comenzaron a seguir varias historias, pero la de Jair Cabrera se impuso, pues no sólo narra una historia de esperanza y éxito, también muestra cómo la violencia ha marcado al periodismo mexicano. De ahí que Nikou y Hernández decidieran hacer un largometraje, que este año forma parte de la Gira de Documentales Ambulante.

“(El documental) tiene esta parte maravillosa que es seguir a Jair y a su familia,, pero también es triste. Queríamos contar una historia de esperanza, que es la que refleja el taller de Chucho, pero también está la parte de la violencia que arrastra este país”, consideró Rodrigo Hernández.

“Iztapalapa nos dejó lo mejor y lo peor. Contamos no sólo los tópicos de violencia, pobreza, de falta de oportunidades, también que hay un montón gente que se ayuda y apoya también”, abundó.

Durante el largometraje se muestra una fiesta popular que se lleva a cabo en las calles de Iztapalapa. Hay música, la gente ríe, canta, baila, come y bebe cervezas. Las niñas danzan enfundadas en vestidos folclóricos, los niños visten de charros.

Ese color no sólo es capturado por los cineastas, también por Jair Cortés, quien después de terminar el taller en Faro de Oriente estudió Comunicación en la Unversidad de Valle de México y más tarde se convirtió en reportero gráfico. Primero, trabajó en El Universal y más tarde en La Jornada.

“Iztapalapa es un lugar muy complicado, pero vemos a gente común y corriente que lucha por sobrevivir con todo lo que eso conlleva”, añadió Nikou.

A través del documental se narra el quehacer visual de Jair, quien durante mucho tiempo trabajó en la nota roja. De hecho, una de las fotografías que tomó del “primer colgado” que apareció en un puente de la Ciudad de México fue considerada por la revista Time como una de las 100 mejores de 2015.

Giro abrupto

El documental es un material vivo. En un principio Elpida Nikou y Rodrigo Hernández planearon dar forma a una película sobre la esperanza, pero se toparon con un giro abrupto en la historia. Jair, junto con otros periodistas, fue amenazado por una agrupación criminal cuando cubría los narcobloqueos de Guerrero.

El fotorreportero fue encañonado, amenazado y sus teléfonos fueron intervenidos. Al final Jair decidió abandonar el país por miedo a ser asesinado. Los cineastas vieron de cerca cómo la violencia afecta la labor del periodismo mexicano, por ello decidieron darle a la cinta un enfoque distinto al que tenía originalmente.

“La desapararición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa partió en dos al país y a esta película. Ahí nos dimos cuenta de que la policía, el Gobierno, el narco, todo está en el mismo saco. Quisimos enseñar esa realidad, esa violencia que está pegando a los periodistas.

“La labor de quienes trabajamos en los medios, de los documentalistas es contar lo que ocurre, y la del Gobierno es defender nuestra labor”, afirmó el director.

“Si un país no tiene información está perdido. Es importante defender este trabajo”, añadió Nikou.

Jesús Villaseca no pierde la esperanza y asegura que “vamos ganando”. Decenas de sus alumnos trabajan en los medios, otros más en la “BBC”. “Bautizos, bodas y comuniones”, aclaró Chucho entre risas.

“Hay que hacer miles y miles de disparos con la cámara fotográfica, no con las armas. La cultura y el arte son la única vía para lograr un cambio. La medicina son los sueños primero, después la colectividad”, concluyó.

Disparos

Directores: Elpida Nikou y Rodrigo Hernández
Producción de México y España 2018
De gira en Ambulante


Imprimir
te puede interesar
[Seguridad]
hace cerca de 12 horas
[Nacional]
hace cerca de 13 horas
[Eagle Pass]
hace cerca de 4 horas
[Internacional]
hace 8 horas
similares