×
hace 4 días
[Espectáculos]

El 9 y la numerología de John Lennon (1940-1985)

Lennon fue asesinado a la entrada de los edificios Dakota hace 37 años y sus diarios fueron sustraídos por su asistente

Imprimir
El 9 y la numerología de John Lennon (1940-1985)
Ciudad de México.- A finales de noviembre, la policía alemana detuvo en Berlín al turco Karol Karsan, hallado culpable de vender por Europa los diarios que escribió John Lennon (Liverpool, octubre 9 de 1940 – Nueva York, diciembre 8 de 1980) en su departamento neoyorkino durante los últimos años de su vida.

Lennon fue asesinado a la entrada de los edificios Dakota hace 37 años y sus diarios originalmente fueron sustraídos por su asistente Fred Seaman, quien a su vez los prestó al periodista neoyorquino Robert Rosen (Brooklyn, 1952).

Rosen publicó la historia de aquellos tomos (uno de los cuales no ha sido recuperado por Yoko Ono) en su polémico libro Nowhere Man (traducido al castellano en 2002 como Los días finales de John Lennon en Penguin Random House).

Poco antes de viajar a Argentina, donde presentará su nueva edición de autor en español, corregida y aumentada, de Nowhere Man. Los últimos días de John Lennon, con nueva introducción y cinco capítulos extra, traducción de René Portas (robertrosennyc.com) en 300 páginas, Rosen permitió publicar fragmentos del capítulo “El libro de los números” acerca de la pasión fanática que sentía Lennon por la numerología y sus lecturas supersticiosas del Tarot.

El libro de los números

Mucho antes de descubrir la numerología, John estuvo consciente de la fuerte presencia del número 9 en su vida. Él y Sean nacieron ambos el 9 de octubre. Hay canciones de Los Beatles tituladas “One After 909” y “Revolution 9”.

La cubierta del álbum Walls and Bridges, que contiene la canción “Number 9 Dream”, es un dibujo que él hizo en la escuela cuando tenía 11 años. Se trata de una pintura de un partido de futbol que exhibe prominentemente en la camiseta de uno de los jugadores el número 9. Brian Epstein vio por primera vez a Los Beatles en The Cavern el 9 de noviembre de 1961. Exactamente cinco años después, el 9 de noviembre, John conoció a Yoko.

El primer contrato de grabación de Los Beatles con la EMI fue firmado el 9 de mayo de 1962. Su madre, Julia, vivía en el 9 de Newcastle Road. John escribió siempre sobre estos hechos como una mera coincidencia; aunque consideraba el 9 su número de suerte, incluso después de aprender de Yoko que el 9, que se pronuncia ku en japonés, es homónimo de una palabra para el dolor y el sufrimiento. Durante sus años de reclusión, Lennon se zambulló de lleno en la numerología. Era justo lo que necesitaba. La numerología podía ser aplicada rápidamente a cualquier situación para obtener una lectura preliminar del futuro.

Simples, apremiantes y poéticas, las leyes arcanas de la numerología tienen el poder de hacer que incluso el más acérrimo escéptico quiera creer en éstas.

Como jugar a la lotería, ésta puede ser adictiva. Después de aprender sobre numerología, John y Yoko eran incapaces de salir de la casa sin buscar el significado místico de cada placa de circulación, dirección y letrero de calles. Tampoco marcaban ningún número telefónico sin primero consultar su Biblia, El libro de los números de Cheiro […]

Los nombres de los números se basan en el alfabeto hebreo. A cada letra se da un valor numérico del 1 al 8, como sigue:

A=1 B=2 C=3 D=4 E=5 F=8 G=3 H=5 I=1 J=1 K=2 L=3 M=4 N=5 o=7 P=8 Q=1 R=2 S=3 T=4 U=6 V=6 W=6 X=5 Y=1 Z=7.

Aunque algo se pierde cuando se traduce al alfabeto latino, los numerólogos prefieren ignorar ese detalle inconveniente. Cuando se calcula el nombre o el número de nacimiento, todos los números de dos dígitos (aunque éstos tienen su propio significado, lo cual debe ser tomado en consideración), se suman juntos para formar un número de un solo dígito. Por eso 9, 18 y 27 son todos números 9.

Tras leer a Cheiro, John descubrió que las tres personas más importantes en su vida -Sean, nacido el 9 de octubre; Yoko, nacida el 18 de febrero, y Paul McCartney, nacido el 18 de junio- eran 9. El hecho de que ellos compartían su número de nacimiento era suficiente para hacer creer a John en la numerología. Aquí está una versión consensada de lo que escribió Cheiro:

“Las personas del número 9 son luchadoras en todo lo que intentan en la vida. Usualmente pasan por tiempos difíciles en sus primeros años, pero generalmente son exitosas al final por su firmeza, fuerza de voluntad y determinación. Son de temple apresurado, impulsivas, independientes y desean ser sus propios amos.

“Cuando se advierte que el número 9 es más de lo usualmente dominante en las fechas y eventos de sus vidas, van a ser propensas a buscarse grandes enemigos, a causar lucha y oposición donde quiera que puedan estar, y a menudo son heridas o asesinadas en la guerra o en la batalla de la vida. […]”

Impresionado por el análisis de Cheiro, John estaba convencido de que el libro le estaba hablando directamente a él. Leyó sobre el simbolismo oculto del número de nacimiento de Yoko y de Paul, el 18.

Para el momento en que terminó, estaba seguro que había descubierto “el libro de la verdad”. Pero la verdad era demoledora. Justamente, mientras el número 9 parecía ser una descripción perfecta de sí mismo, el 18 era igualmente perspicaz de sus dos socios creativos principales.

El símbolo para el Tarot del número 18, escribió Cheiro, “es una Luna radiante de la cual están cayendo gotas de sangre; un lobo y un perro se ven debajo, capturando las cayentes gotas de sangre con sus bocas abiertas, mientras más abajo un cangrejo se está apurando para unírseles.

“Es el símbolo del materialismo luchando para destruir el lado espiritual de la naturaleza. Se asocia generalmente a una persona con peleas amargas, incluso familiares, guerra, trastornos sociales, revoluciones, y en algunos casos indica hacer dinero y alcanzar posición a través de la guerra.

“Es un aviso de traición, decepción de otros, asimismo peligro de explosión. Cuando este número ‘compuesto’ aparece en fechas planeadas de antemano, tal fecha debe ser tomada con una gran cantidad de cuidado, precaución y circunspección”.

Usando el esquema del alfabeto de Cheiro, John calculó el valor numérico de su propio nombre. Entendía que para una lectura verdadera debería ser minucioso y descifrar los números según sus miríadas de nombres y apodos.



Imprimir
te puede interesar
similares